In memoriam 2013


Hoy quisiera haber dejado la música, suficientemente expresiva del dolor que sentimos los españoles de bien cada vez que llega esta fecha desde hace nueve años. Quisiera rendir homenaje a las víctimas del atentado más sangriento de nuestra «democracia». Pero así como la reivindicación de Miguel Ángel Blanco se acabó con la aparición de los mecheritos, las velitas y las lagrimitas (sinceras las más; las de otros, de cocodrilo), en este caso fue lo mismo: los «golpes de pecho», los mecheritos y las lagrimitas acabaron con la búsqueda de la verdad.

Pero hoy no me apetece callarme. Hoy, después de 9 años, sigo queriendo saber. Y me sigue dando que pensar la frase de Aznar de que los autores de la masacre «no están en desiertos lejanos». ¿Significa que los moritos detenidos o los «suicidados» en Morata de Tajuña eran de atrezzo, una mera cortina de humo? ¿Significa que la ETA pudo ser el autor material, pero como subcontratada? ¿Quién está detrás? No es de extrañar que D. Luis del Pino me comentara una vez que «no había que fijarse en las siglas», lo cual obliga a buscar otro «denominador común» entre los autores intelectuales. Pero para que no me acuse nadie de estar obsesionado con algún «contubernio judeo-masónico», dejo ahí la pregunta. También es significativo que a la juez Coro Cillán, que recibió el sumario del 11-M, la hayan querido primero apartar de él, luego crujirla profesionalmente y finalmente amenazarla físicamente.

No vayan a pedir explicaciones a Ferraz. Tampoco a Génova (aunque me cuesta creer que alguien pueda tomar parte en la organización de un atentado contra el Gobierno de su propio partido). ¿A quién pueden pedir explicaciones las víctimas de ese atentado (sus deudos, sensu stricto)? Shostakovich describe demasiado bien el silencio institucional, que tapa los graznidos y rebuznos varios de quienes se han burlado de los Pezones Negros, esos mismos payasos que nos han reclamado «¿ya no queréis saber?» y que se han reído de las víctimas, las han querido rebajar de categoría moral… En suma, que las han querido borrar de la memoria colectiva. Quizá la clave esté en esta frase, pronunciada por Heinrich Kissinger en 1973 ante Carrero Blanco:

«Una España importante es una España peligrosa»

Y ahora sí, ya me callo. Dejemos que suene la melodía de Vy zhertvoyu pali  (Caísteis, víctimas) y recuerden conmigo los españoles de bien a esas 192 víctimas inocentes y a los 1.858 heridos. Los otros, los políticos traidores (tanto los que ningunean a las víctimas como quienes han usado de ellas mientras les ha convenido), los policías que fueron ascendidos por obstaculizar la investigación, los jueces y fiscales condecorados por montar un juicio farsa que intentara tapar el asunto, los que se burlan de las víctimas tildándolas de «fachas ultracatólicas»… ni están ni se les espera.

Descansen en paz las víctimas y no descanse nuestra memoria hasta descubrir la verdad.

Anuncios

2 comentarios en “In memoriam 2013

  1. Pingback: In memoriam 2015 « El cántaro del Aguador

  2. Pingback: El rostro de la democracia | El cántaro del Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s