Incomprensible (y III)


Y ahora vamos con lo que es perfectamente ilógico desde lo que podríamos llamar «sentido común», que dicen que es el menos común de los sentidos.

A mí me resultan perfectamente ilógicos los 123 escaños del PSOE. No tanto porque no trague a ese partido o a Pedro Sánchez, que no los trago. Simplemente, me parece que un señor que miente hasta en su currículum doctoral…

Ya hay un español que quiere
vivir y a mentir empieza…

(que diría Machado), un señor cuyo gobierno ha sido una colección de delincuentes a los que, aplicando su propio código ético, tendría que haber echado a patadas y que todo lo que tiene de alto lo tiene de vacío… Digo pues, que resulta incomprensible que este señor esté nuevamente en situación de pactar con los enemigos de España para formar gobierno. Lo que me dio la pista para empezar a pensar es que en Andalucía, con las pifias que se van descubriendo prácticamente cada día del anterior gobierno socialista, el PSOE-A de Susana Díaz haya ganado en cuatro meses 500.000 votos, aunque no tengan aplicación directa en territorio andaluz. Y modestamente, creo que el electorado andaluz no tiene tan comío er seso como para tragarse sin más esa trola.

Ahora la pregunta del millón es: ¿ha habido pucherazo? La historia de España no es en modo alguno ajena a esta práctica, desde que es posible elegir a los gobernantes mediante el voto. Ya en los tiempos de la Restauración 1.0, la de 1875, el pucherazo era práctica corriente ¡hasta para elegir Diputados provinciales! Luego, el pucherazo más famoso de esa época fue el que preludió la guerra civil, el de febrero de 1936. Hoy ya ha quedado sobradamente demostrado que aquellas elecciones las ganaron las derechas; y que las izquierdas de entonces, no muy distintas a las de ahora, secuestraron los resultados y se apoderaron por la fuerza del poder.

¿Y ahora, pues? Como explica en esta entrada de su blog José M. Magallón, si esta vez sí ha habido pucherazo no sería la primera. De hecho, en las europeas de 2014 VOX ya denunció las irregularidades que dejaron a la formación verde fuera del Europarlamento. El asunto quedó rápidamente tapado, pero no olvidado. Dando esto como cierto, el foco se centraría en las empresas encargadas del recuento, algunas conocidas ya de la Justicia por enjuagues diversos con hunos y hotros. Hablamos, naturalmente, de lo que ha saltado a los medios. ¿Cuántos habrá de los que no se habla porque se han conseguido tapar completamente?

Y luego, dando esto también por cierto, lo que llama la atención es el silencio. El de la izquierda no tanto, porque para ellos «la mentira es un arma revolucionaria» y por lo tanto es «legítimo» usarla para conseguir el poder. Más sorprendente es el del PP, que ha visto reducidos a cenizas la mitad de los escaños que tenía en 2016. Como creo que tampoco son tontos, va a ser que callan porque tienen algo que ocultar. La única formación que ha pedido un recuento en toda España es VOX.

Y dando todo esto por cierto, cabe preguntarse para qué vamos a votar si las empresas de recuento electoral son las que dan la victoria al mejor postor. La devaluación del espíritu democrático –tanto por arriba como por abajo– es peligrosísima, como ya demostró con millones de víctimas el siglo XX. Aunque esto a los aprendices de brujo que nos dirigen les importe poco.

 

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.