B.O.



Para algunos que ya tengan una cierta edad y un uso más o menos continuado del IRC, estas siglas les han de recordar algunos de sus más negros momentos, especialmente si nos referimos a los primeros años de Internet, en que su popularidad creció de forma exponencial y un joven informático, Khaled-Mardam Bey, se hacía prácticamente de oro con su cliente de IRC, el famosísimo mIRC. Las siglas a que hacemos referencia significan en primer lugar Back Orifice. Traducido al español, queda en el poco agraciado nombre de «agujero del culo».

El caso es que el famoso Back Orifice fue el primer troyano del IRC que yo recuerdo. Por aquel entonces era una amenazadora novedad que alguien a distancia te pudiera abrir y cerrar el ordenador, meterse en él, curiosear en tus archivos y hasta abrirte o cerrarte el CD. Nos sentíamos indefensos (especialmente si uno era torpe, como un servidor de ustedes) y en aquel entonces, que la seguridad informática no estaba ni de lejos tan desarrollada como ahora, los gamberros disfrutaban haciendo que te fueras por las patas abajo con la amenaza de «meterte un troyano».

Viene a cuento este largo exordio a cuenta de las elecciones americanas, cuya banda sonora debería ser la de la película El día más largo. Por ahora, lo único que sabemos es que en el lado derecho los sufragios se inclinan por John McCain (Mitt Romney se ha puesto a su disposición, así que pronto ha acabado la disputa). En el lado izquierdo la cosa está más animada y quizá por eso los medios han dedicado más atención. Hay dos candidatos, o por decirlo más gráficamente, candidato y medio. Pese a no haber empezado con un gran pie, Bara(c)k Obama ha remontado y puede contemplar las próximas convocatorias del largo proceso electoral estadounidense con esperanza. Se puede decir, aunque sea un chiste fácil, que Billary «lo tiene negro».

Pero las cosas no son así de simples. Billary Clinton ha demostrado que su rival ha tenido un pasado musulmán por el que los asesores de éste han pasado de puntillas. Ya sabemos que detrás de Hillary (la Hilaria, que dice mi padre) está un pasado de inoportuna ausencia de quitamanchas y de regia dignidad ante el chaparrón posterior. Sin embargo, ¿qué hay detrás de Obama? Puede que tal vez sólo estén detrás de él sus partidarios. Pero la foto en que se le ve vestido de musulmán en una época en que practicaba efectivamente el credo musulmán despierta muchas dudas.

Dicho de otro modo y poniéndonos en lo peor: la apestosa corrección política está afectando a diversos ámbitos de la vida norteamericana. Me entero vía mi amiga Lady Vorzheva (que a su vez me remite a un blog en inglés) del caso de un universitario que tiró por el retrete unas copias del Corán después de pelearse con unos compañeros musulmanes. Le han expedientado y expulsado de la Universidad Pace (bonito nombre). ¿Hubiese existido la misma respuesta por parte de dicha universidad si los ejemplares destrozados hubieran sido de la Biblia, o de Hojas de Hierba, de uno de los mayores poetas norteamericanos, Walt Whitman?

Pues bien. Imaginen ustedes qué podría ocurrir con un Presidente simpatizante de la shari-a (o cuando menos no beligerante respecto de la expansión musulmana en los USA), al que los musulmanes utilizaran como resorte para invadir culturalmente los USA. Para pensarlo, ¿no? Los USA podrían llevarse un disgusto mayúsculo si después de haberse partido la cara en Irak con los yihadistas y en Afganistán con los talibanes (a los que alguna prensa malintencionada de aquí llama insurgentes) acabaran teniendo el enemigo en casa. Se podría decir que los musulmanes habrían introducido un troyano en los USA. Aunque puede sonar racista, que se sepa, ningún agujero del culo es blanco. Y la corrección política, usada contra la democracia, un arma peligrosísima. Lo estamos comprobando ya en España. Y bueno sería que los norteamericanos tomaran nota, en vez de sonreírse con suficiencia cuando hablan de la «vieja Europa».

Anuncios

11 comentarios en “B.O.

  1. A mí, desde que vi esa foto suya vestido de musulmán… no sé, me dio desconfianza, no lo puedo evitar. Veremos qué es lo que hace, si gana las elecciones.

  2. Amigo aguador,Hablas de los musulmanes como si todos fueran terroristas y de invasón cultural, en todo caso, yo siempre la prefiero a una invasión militar.Un saludo.

  3. Amigo Magnusson:No he dicho que todos los musulmanes sean así. Lo que digo es que es preocupante que Obama pueda ser el back orifice de una invasión cultural musulmana, disfrazada de “islamismo moderado”, debido a su pasado musulmán. En todo caso, una invasión es una invasión, ya sea por la fuerza con palmaditas en la espalda.Jesucristo dijo: “Por sus frutos los conoceréis”. Y ahí los tienes: allí donde los musulmanes gobiernan, no hay sitio para nadie más. Ni en lo religioso (que tal vez te sea indiferente por ser de izquierdas) ni en lo civil (que eso sí debería preocuparte más).Saludos,Aguador

  4. Hola Aguador,Ya se que no lo has dicho, y estoy seguro que no lo piensas, aunque a mi me lo ha parecido.Por otra parte tampoco entiendo lo de que una invasión es una invasión, las palmaditas en la espalda no matan, las balas y bombas si.Tengo que reconocer que este post me ha encantado ya que me interesan mucho las religiones (aunque fuera de izquierdas), y a propósito de lo que dijo Jesucristo te diré que pienso que su mensaje original se perdió hace mucho tiempo, precisamente gracias a los que se proclaman sus transmisores, exactamente lo mismo que ha pasado con la religión musulmana o judía.Un saludo.

  5. Amigo Magnusson:Perdona la tardanza en responder a tu amable comentario. Acuso recibo y paso a contestarlo.Lo primero de todo, decir que me equivoqué al “catalogarte” como “indiferente” respecto del hecho religioso. No es menos cierto que uno de los mantras que repite la izquierda “fetén” es el de “la religión es el opio del pueblo”.Me reafirmo en que una invasión es una invasión, así sea a través de las armas o “por las buenas”, via “infiltración”. Entiendo que en Andalucía ése es un proceso bastante visible. Y, preferir por preferir, prefiero que no me invadan.En segundo lugar, el islamismo es una religión “belicosa” en esencia. Conceptos como “guerra” (por muy “santa” que sea) y “sumisión” están en la esencia de esa religión. ¿Por qué no se vigila a los seguidores del credo budista, por ejemplo? Porque su religión, según entiendo, no es en esencia “guerrera”.Y mucho me temo que más de un y más de dos musulmanes actúan de acuerdo con esa frase de Louis Veuillot que preside el frontispicio de mi blog.Finalmente y en cuanto al mensaje de Jesucristo, lo que hayan hecho sus transmisores con él no lo invalida en absoluto. Sigue tan válido como cuando se enunció.Saludos,Aguador

  6. Hola Aguador,En ningún caso considero la religión musulmana como “belicosa”, como tampoco considero a la cristiana a pesar de que también se han cometido las mayores barbaridades en su nombre (y no me estoy refiriendo a ninguna cruzada medieval). El problema son, como siempre, los extremos, nada es bueno cuando se cree ciegamente en ello y no se ve mas allá.Créeme, la musulmana no es una religión belicosa de por si, si lo son los extremistas, pero todos los extremistas de cualquier cosa son belicosos.Disculpa mi vehemencia, pero como ya te dije este tema me apasiona.Ah! y te juro que lo estoy intentando pero no acabo de pillarle el sentido a la frase de Louis Veuillot, aunque seguiré intentándolo.Un saludo.

  7. Amigo Magnusson:A mi entender, creo que hay una diferencia fundamental entre cristianismo e islamismo, cuando menos en el plano “teórico”. El cristianismo predica el amor al prójimo y el perdón de los enemigos. El islamismo, hasta donde yo sé, no sólo no lo hace, sino que considera la guerra santa (yihad) como uno de sus pilares (conjuntamente con el ayuno, la limosna, la oración diaria y la visita a la Meca).El problema, como siempre, es que los exaltados son los que llevan ahora la voz cantante. Y que, al parecer, no hay musulmán que, por muy “integrado” que esté en Occidente, no pueda volverse de pronto un radical islámico (por ejemplo, el caso de los atentados de Londres; o matrimonios mixtos en los que el musulmán es el hombre).Por eso me preocupa, como ciudadano de España y del mundo, la deriva que podría tomar la política mundial si Obama se convirtiera en alguien manejado por islamistas exaltados (como pueden serlo los wahabitas, que gobiernan en Arabia Saudí).Quizá sólo son paranoias mías; pero tampoco es un escenario descartable.Ah, por cierto: te recomiendo, por si no te lo hubieras leído, el libro “Guía políticamente incorrecta del Islam (y de las Cruzadas)”, de Robert Spencer. Es corto y muy ameno, amén de muy descriptivo sobre el tema.Saludos,Aguador

  8. Hola Aguador,Tomo noto de tu recomendación y me permito recomendarte “Las cruzadas vistas por los árabes”, de Amin Maaluouf.Una última cosa, y prometo no quitarte mas tiempo :-), excepto la visita a la Meca (obviamente), todos los demás pilares que comentas han sido o son también predicados por la religión cristiana. Por favor, no lo tomes como un ataque a la Iglesia, simplemente me gusta relativizar las cosas y me sorprendo tanto con tíos pegándose latigazos en la espalda durante la Ashura, como con los penitentes encapuchados caminado descalzos con enormes cadenas que veré ahora en Semana Santa.Es sólo por mirarse el ombligo.Un saludo.

  9. Amigo Magnusson:Siempre es agradable dialogar con quien a las primeras de cambio no te insulta llamándote “facha pepero” (normalmente, lo hacen cuando se le acaban los argumentos y la demagogia), sino que opone argumentos a los argumentos. Es el tipo de intercambio de opiniones que me gusta y que, lamento decirlo, echo en falta en muchos “izquierdistas” con los que he tenido oportunidad de encontrarme. Son ellos los que me hacen perder el tiempo, no tú.En cuanto al fondo de tus argumentos, ciertamente el ayuno (aunque no coincida con el mes de Ramadán), la limosna y la oración diaria son puntos comunes. No lo es, en cambio, la peregrinación a la Meca (la correlativa a Roma es voluntaria, que yo sepa). Y desde luego, no es coincidente con la “guerra santa” o yihad que es pilar de los musulmanes y no está ni en la doctrina de la Iglesia, ni en los Evangelios.Ya sé que aquí tocaríamos el tema de las Cruzadas; pero éstas, según entiendo, fueron fruto de unas determinadas circunstancias históricas y no de una exigencia moral o “mandamiento doctrinal”, como ocurriría del lado musulmán.En un punto sí te doy la razón: no creo que se sea más creyente por “mortificar la carne pecadora” a latigazos. Hay otro tipo de sacrificios, menos “vistosos” y más difíciles de realizar (y más acordes por ello con lo que se pide en Semana Santa). Eso, sin contar que las procesiones de Semana Santa, especialmente en Andalucía, son un atractivo turístico de primer orden.Saludos,Aguador

  10. Aunque tengo que reconocer que lo estaba deseando, no hubiera incidido en el tema de las cruzadas si no me hubieras recomendado el libro, a lo mejor no venía a cuento. De todos modos voy a permitirme hacerte una sugerencia y proponerte que cuando lo creas necesario escribas un post específico sobre este tema y nos esplaiamos a gusto hasta que tu digas basta.Un saludo y buen fin de semana aguador.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s