Ellas paren… ¿ellas deciden?


Ha escrito Pio Moa en Libertad Digital un artículo que sin duda va a escocer a las hembristas (me resisto a llamarlas feministas, qué quieren) más radicales. Le dedicarán en sus blogs los epítetos más cariñosos: desde el consabido «fachaaaaaaaaa», pasando por «exterrorista» hasta llegar… bueno, me imagino que las más valientes y sus idiotas compañeros de viaje se acordarán de su santa familia. No es que a D. Pío esto le incomode (más bien creemos que o pobriño se ha resignado y acostumbrado a ello), sino que el retorcimiento de los berridos y la cantidad de decibelios darán la medida de cómo D. Pío ha tocado… la línea de flotación de estas personas. Cito su propia cita, que me parece describe la realidad de la situación ahora mismo en España:

El socavamiento de la relación de pareja, acompañado de prédicas moralistas y vanas en contra, se manifiesta a la perfección en el problema del aborto, acaso el más machacón caballo de batalla internacional del feminismo en años recientes. La doctrina al respecto se concentra en el lema “Nosotras parimos, nosotras decidimos”, el cual condensa a su vez la filosofía de fondo de las legislaciones abortistas adoptadas en muchas naciones. Ello equivale a una invitación, punto menos que irresistible, a la irresponsabilidad paterna. Y siendo el sentimiento paterno más débil que el materno, el efecto no podría ser otro que el conocido: un cada vez mayor desentendimiento del varón respecto de la prole y de la relación estable, percibidas como simple carga.

Sorprende entonces que los mismos feministas se embarquen en campañas de persuasión y hasta de persecución legal al padre, para que peche con sus “responsabilidades” (económicas, porque otras se vuelve arduo [exigirlas]). Pero el padre irresponsable y feministizado replicará: “¿No es la mujer quien decide? Que cargue con las consecuencias y no me arrastre a mí, que no deseaba más que un rato de diversión. ¿Voy a tener que pagar la vida entera por un impulso momentáneo? No dramaticemos el sexo. Si ella quiso tener un niño, o se descuidó, que no me complique. Que el Estado la ayude”.

Pienso que a muchos de ustedes no les gustaría el papel de mero proveedor de semen al que les relega la ideología hembrista, como me imagino que no les gustaría verse reducidos a meros proveedores económicos (es decir: usted paga las facturas de su señora sin derecho a recibir una miajita de cariño por parte de ella, puesto que pagárselas es su obligación).

No debe sorprender, en tal caso, que la tasa de natalidad haya bajado de forma alarmante en España. Tener un hijo es una responsabilidad, pero en nuestra sociedad infantilizada nadie quiere oír hablar de esa palabra. Tampoco debemos olvidar que las prácticas abortistas últimamente muy en el candelero responden al seguimiento de un meticuloso programa de reducción de población trazado en los años 70. No obstante, vayan ustedes a los musulmanes con la prédica del aborto. Si no les arrean una somanta de palos por predicar ideas contrarias al Islam, les dirán que eso está prohibido terminantemente por la voluntad de Alá… salvo en los casos que hasta ahora conocía la legislación española (indicaciones terapéutica, eugenésica y moral) y ninguno más.

En todo caso, me horripila ver cómo en Europa sus dirigentes nos están haciendo el harakiri (y de eso en este blog se pueden enterar ustedes bien, a condición de que conozcan medianamente the Empire’s language). Y que a ZP se le quede la cara de Mr. Bean cuando viene a decirnos que «es bueno para nosotros». Y que a la Bobiana Aído no se le remueva un poquito er fistro diodenarl cuando dice las memeces por las cuales pasará seguramente a la historia.

Anuncios

3 comentarios en “Ellas paren… ¿ellas deciden?

  1. Yo iría mas lejos, siguiendo su norma, los hombres que trabajan y que su mujer no, podrán argumentar lo mismo en referencia a los bienes y disfrute de la casa, “nosotros trabajamos, nosotros decidimos lo que se hace en casa”, también lo podríamos hacer en relación de pareja, “nosotros las mantenemos, nosotros decidimos por ellas”, y así en cantidad de aspectos que afectan a dos.
    Saludos

  2. Es un argumento perverso, amigo Julio. Y no creo que tú, a quien presumo casado, una vez se acerquen las vacaciones de verano, plantees a tu señora un viaje y digas: “Podemos ir a San Petersburgo (ciudad bien bonita de visitar, por cierto)”. Y tu señora te replique: “Podríamos ir mejor a Egipto (imponentes Pirámides)”. En ese punto tienes tres opciones:

    a) Irte solo a San Petersburgo (tú eres el que trae la pasta a casa y tú decides, ¡por tus c…!)

    b) Irte con tu señora a Egipto (odias tragar arena y tienes miedo de los integristas islámicos, pero por encima de todo quieres a tu señora).

    c) Después de pelear un rato, decidís que vais a Brasil (no es ni por asomo donde queríais ir cada uno en principio, pero es territorio “neutral” y así tenéis la fiesta en paz sin tener la impresión de que habéis transigido).

    Ya es bastante complicado vivir en pareja hoy en día como para que vengan las hembristas a añadir más presión a la cosa.

    Saludos,
    Aguador

  3. A mí es que esto de decidir quién es mejor por cualidades no voluntarias (la raza, el color del pelo, el sexo -o el género, según los cursis actuales…-, me parece bastante estúpido. 😦

    PS: Gracias por el enlace al blog.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s