Prioridades


La noticia que resalto hoy para ustedes es que «para el PP, investigar el 11-M no es una prioridad».

Dejando de lado la desagradable sorpresa que me ha producido dicha conclusión –que ustedes comprenderán seguro–, creo que es necesario formular la pregunta por qué, ésa que hace que la democracia sea factible y funcione.

Tengan ustedes en cuenta que a estas alturas de la película la versión oficial de los moritos de atrezzo y del goma-dos-y-vale-ya ha saltado en pedazos. Y que sin un relato verídico de los hechos van apareciendo pruebas aisladas que redirigen el foco hacia… Por desgracia, no sabemos quién fue el autor material (menos aún el intelectual). Lo que sí sabemos es que determinados funcionarios policiales y judiciales no cumplieron con su deber, ya fuera destruyendo pruebas físicas o ordenado su destrucción (¿por qué ordenó eso, señor del Olmo?), ya fuera falseando los resultados de los peritajes o incluso construyendo periciales falsas. Por si fuera poco, algunos funcionarios (si no la mayoría de ellos) que han intentado sostener la versión oficial han sido generosamente premiados por el beneficiario del horrendo atentado, lo cual debería mover a sospechar de motivos e intenciones.

Y aun así, el PP no considera prioritario esclarecer la verdad o contribuir a su esclarecimiento. ¿Por qué? Si ustedes y yo fuésemos malpensados, diríamos que tienen algo que ocultar. ¿Y qué sería eso que con tanto celo quisieran ocultar? O evitar, que también. Siguiendo esta línea hipotética, tal vez quieran evitar que el gobierno de Aznar de aquellos momentos, a través del ministro del ramo Acebes, quedara como el tonto del pueblo porque no se enteró de lo que se estaba cociendo en sus sótanos. Todo iba tan rematadamente bien (la economía, sobre todo) que el gobierno se dedicó a mirarse el ombligo (el bodorrio fue el más pequeño de los detalles, aunque los progres le den mucho bombo) y a nadie se le pasó por la cabeza que alguien quisiera conspirar contra él. Resulta sencillamente raro que ni López Valdivielso (exdirector de la Guardia Civil, hoy en la empresa privada) ni Díaz de Mera (exjefe de la Policía Nacional, hoy en Bruselas) no supieran absolutamente nada sobre aquello o que, sabiendo o sospechando algo, no se lo contaran a su superior directo. Y qué curioso, pensarán ustedes: Maria Dolores de Cospedal era nada menos que Subsecretaria del Ministerio del Interior en marzo de 2004. ¿Tendrá eso que ver con que la hoy Secretaria General del PP se haya desmarcado de dicha investigación, habiendo vivido  de primera mano los acontecimientos?

Lo que sorprende es que investigar la verdad del mayor atentado terrorista sufrido por España en todo el período democrático no sea una «prioridad» para el «partido que aspira a gobernar», el partido que «tiene un plan»… y bla-bla-bla. Si 192 muertos y 1.500 heridos no son razones suficientes para investigar y esclarecer de una vez qué pasó en ese fatídico día… apaguen ustedes y vámonos. Se nota que en esa lista no había nadie con un parentesco cercano a algún político. En cualquier caso, el PP ha descendido en mis prioridades de voto en las generales y estudiaremos con atención otras opciones, sean útiles o no.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s