Idus y calendas


Según nos informa la Wikipedia, «Idus (latín, ‘idus’), palabra del antiguo calendario romano, por la que se denominaba al día 13 de ocho de los doce meses: enero, febrero, abril, junio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre, y también al día 15 de los cuatro restantes meses: marzo, mayo, julio y octubre». Por el contrario, las calendas resultan ser el primer día de cada mes.

Traigo esto a colación porque en esta semana cuyo ecuador cruzaremos mañana han pasado cosas graves. Lo primero, los idus de julio, que para ZP han supuesto una puñalá trapera de la que dábamos cuenta hace dos entradas. Tampoco era inesperado; pero será que no es tan fácil que ZP se vaya cuando Rubalcaba tiene que enviarle recaditos por persona interpuesta (¿será lo próximo que lo hagan parecer un accidente?) y Mr. Bean no se da por enterado. ZP es un estorbo prácticamente para todos sus propios; pero como sólo él puede disolver las Cámaras, ha decidido que resistirá. Quienes no sabemos si resistirán son su señora e hijas, que arden en deseos de salir a escape de los Madriles…

Pero el tema del día es que ha dimitido Francisco Camps, presidente hasta ahora de la Comunidad Valenciana. Ha preferido no acogerse a la ley (en concreto, a la posibilidad de una sentencia de conformidad según los arts. 800-801 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), y va a «defender su honor» en los Tribunales. ¿Creen ustedes que la izquierda ha soltado la presa? Ni mucho menos: el chorreo acaba de comenzar y el juicio mediático durará por lo menos hasta el día de las generales, que es hasta cuando la pesoe quería mantener la imputación judicial para golpear de paso a Rajoy. Perdida esa baza, queda el chorreo de la prensa afín y poco más. Se siente mucho por todos los que querían verle con sambenito y coraza de sapos (tanto extraños como propios, que seguro que los hay).

Dicho esto, también hay que decir que esta dimisión debiera haberse producido antes. En nuestra humilde opinión, Camps sólo pensó en sí mismo y no en el daño que hacía a su partido ante la perspectiva de las generales. Es cierto que en Valencia mucha gente le adora y le prefiere a cualquier otro candidato que los socialistas puedan presentar (y lo mismo ocurre con Rita Barberá: cualquier candidato del PSPV en liza con Barberá es candidato a estrellarse contra ella). Pero desde la perspectiva de las generales, tener a todo un presidente de Comunidad encausado en un juicio, aunque sea por un asunto prácticamente menor es un agujero en la presunta honorabilidad del partido y de su presidente, que además es candidato a la Presidencia de la nación.

¿Cuál es la diferencia entre el «caso» de Camps y el de, por ejemplo, Manoliyo Chaves? «Clarísima» si la enfocamos desde el punto de vista socialista: a Chaves todavía no le han imputado (cuesta saber a qué espera Arenas para presentar la correspondiente denuncia) y además, por el sistema de la patada hacia arriba han asegurado el blindaje (aforamiento) del que como presidente de Andalucía ya disfrutaba. Es por lo tanto, distinto. Respecto de Bono, la cosa está muy clara: en dos o tres meses se va, así que le queda poco en el convento y, además, que le quiten lo bailao. Nos queda Rubalcaba, alias Alfredo P. Bien, ya «no es Ministro de Interior» y, por lo tanto, ya no es aforado. Eso sí, ha dejado un chico de los recados que le guarda la viña en estos agónicos tres meses que faltan. Además, los platos rotos del Faisán no los pagarán ni él, ni el actual ministro, sino un segundón. Así que todo atado y bien atado, ¿no?

Y tal como se está oyendo en las redes sociales, ¿para cuándo la dimisión de los señores Chaves, Griñán y ese otro largo etcétera que ocupa cargos que no debiera porque están pringados hasta las cejas? O mejor aún: puesto que Rubalcaba ha dimitido y Bono está a un tiempo breve de lo mismo, ¿para cuándo la Justicia verá indicios racionales de criminalidad, que es lo que exige el artículo 384 de la LECrim para procesar a alguien? Creo que tanto ustedes como yo conocemos bien la respuesta, tratándose de esos niveles de poder: ad calendas graecas.

P.D.- También pueden esperar ustedes sentados a que las Cortes aprueben una ley específica o modificación del Código Penal en que se incluya la mala administración por parte de los cargos políticos electos, ampliando así el estrecho cauce de la malversación de caudales públicos y del poco definido tráfico de influencias.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s