Descensus ad inferos


Podría haberlo titulado Reise nach Nibelheim, para que los lacios (que no «laicos», porque laicos en realidad somos todos los que no somos sacerdotes ni hemos profesado en religión) y otras especies anticatólicas no se cabrearan, pero hoy hace un calor brutal y no me apetece andarme con muchos rodeos.

Viene a cuento la entrada de hoy de la idea de algunos de que «la Iglesia no puede ocupar la calle». Salen los consabidos propagandistas de ya saben ustedes dónde diciendo que como «la calle es de todos, nadie puede quedársela». Argumento que ya oímos cuando el PP-auténtico se manifestaba sin complejos por la calle y era seguido por muchas personas portando banderas españolas constitucionales (remarco esto último por si a algún perroflauta se le ocurre llamarme franquista) y terminando siempre con el himno nacional oficial (ídem). Vean ustedes que confundir el uso con la apropiación es un argumento muy propio de los perroflautas (de paso, sin que a ellos les parezca mal apropiarse de la Historia común para reescribirla a modo).

Retomo el tema. Según estos perroflautas, decíamos, «la Iglesia no puede ocupar la calle». Pero lo que están diciendo es «Hay que restar visibilidad a la Iglesia». Y en la línea, argumentan que «la fe es un asunto privado y hay que dejarlo en casa», para justificar en un momento posterior el cierre o «demolición» (los más radicales) de los templos católicos. Poco importa que se trate de Patrimonio Histórico Español y, que dentro de ese conjunto, algunos templos (Sagrada Familia) sean Patrimonio de la Humanidad. Dignos herederos del camarada Mik Bronstein:

«Un comisario ruso, Mik Bronstein, quería volar el templo del Tibidabo y la Sagrada Familia, de Gaudí. A su entender eran el símbolo del alma de los catalanes, contra el cual había que luchar».

(José Mª Gironella, Los hombres lloran solos)

En ese sentido han ido leyes como la de Centros de Culto de la Generalitat (patrocinada por el masón Dalai Carod) y quieren ir otros proyectos de ley como el de la nueva «Ley Orgánica de Libertad Religiosa» (patrocinada por el también masón Caamaño), la cual, según el consagrado eufemismo socialista, protege la libertad religiosa cercenándola. Esperemos que se obre el milagro y ese proyecto de ley no se apruebe. En caso contrario, pasaríamos a una segunda fase.

Fase en la que, además de desaparecer la religión católica de un espacio que pertenece a todos (a ésta también), posiblemente se pondrían trabas a quienes no se avergonzaran de ser católicos a pesar de las limitaciones. Trabas, limitaciones, dificultades… como ya ocurre en los países árabes, en donde además, según en qué partes (partibus infidelium, desde luego), a uno le matan por no profesar la religión oficial (o por irse de ella).

Deslizándonos por esa pendiente volveremos a las dantescas imágenes de la última persecución religiosa ocurrida durante la guerra incivil, que «entregó a la muerte el hermano al hermano, y el padre al hijo: y se levantaron los hijos contra los padres, y los mataron» (parafraseando a Mc 13,12). Que ya se ven en países como Egipto o Pakistán, o incluso la India.

Todo esto se está fraguando muy lentamente. De los porqués ya hemos hablado en una entrada anterior. Si no hacemos nada, llegará el tiempo. Y entonces, como dice Albus Dumbledore, pronto tendremos que escoger entre lo fácil y lo correcto. Y quedarán los que verdaderamente sienten su fe. Los otros, los que rechazan la exigencia moral que conlleva ser católico y prefieren el hedonismo, o que antes eran católicos porque eso ayudaba a progresar, habrán desaparecido.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s