VOX


El pasado día 17 de enero se daba a conocer al gran público el nuevo partido VOX. Sus caras más visibles son, por ahora, Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara. Ambos, antiguos militantes del PP y con la antigüedad suficiente como para tener perspectiva del recorrido de esa formación hoy en el Gobierno. Hoy por hoy no se sabe gran cosa de esa formación, salvo que es una escisión del PP-de-Mariano y, por ahora, llena de descontentos del PP.

Por nuestra parte, nos parece estupendo que aparezca en el panorama político una formación nueva. Una formación en que un determinado sector, el conservador-católico, pueda reconocerse dado que el «PP oficial» les ha abandonado vilmente. Un sector que jamás votaría opciones de izquierda y que paulatinamente se ha visto arrinconado dentro del PP. Recordemos la sandez que proponía la actual delegada del Gobierno de Madrid: sustituir el término «humanismo cristiano» por el de «humanismo europeo». Sólo un indocumentado ignora que en Europa el humanismo no puede ser ni tiene otras raíces que las cristianas. La sandez no es importante por sí (a fin de cuentas fue rechazada); pero indica que cierto sector del partido ya se alejaba de ese punto central para muchos votantes.

En segundo término, la purga que se ha operado en estos últimos años en el PP, con vistas a pescar en caladeros izquierdistas (¿?), ha transformado a ese partido de tal forma que hoy en día «no lo conoce ni la madre que lo parió», según la frase consagrada de Alfonso Guerra. Se fueron María San Gil y el ya citado Ortega Lara. Otros quedaron reducidos al silencio total (Regina Otaola o Nerea Alzola), o parcial (Esperanza Aguirre). Y sobre todo, el progresivo abandono de las víctimas del terrorismo, ha terminado de soliviantar a algunos. Primero fueron las presencias de figuras del partido «sólo a título personal». Luego, las ausencias clamorosas. Después llegaron los insultos (Oyarzábal y MariCospe). Después, los intentos de colocar a alguien afín en las diversas organizaciones que reúnen a las víctimas, una vez desarbolada (gracias, Peces Barba) la protesta social que encabezaba muy dignamente Francisco José Alcaraz. Y ahora ya, últimamente, la aceptación pura y simple de la herencia zapatera en materia antiterrorista, que ha obligado a Mariano a no hacer absolutamente nada ante la tropelía cometida en el TEDH.

Por si faltara algo, añadamos la constatación de que Génova, 13, ha dado orden a sus terminales en Cataluña y Vascongadas de «hacerse los simpáticos» con el nacionalismo también ha decidido a muchos, como mínimo, a no votarles; o, en caso de votarles, de hacerlo con la nariz tapada. En Vascongadas no sé cómo está la cosa; pero aquí en Cataluña, el PP mantiene pactos de gobierno municipal en no pocas poblaciones e, incluso, durante un tiempo apoyaron los presupuestos del cabeza loca de nuestro inefable President. Por mucho que ahora pretendan presentarse como otra cosa.

Todo este conglomerado de hechos y constataciones, a los que hay que unir los patinazos de algunos dirigentes (Método 3) y la corrupción que salpica a un sector estratégico del partido (Gürtel), aún no resuelta y en barbecho informativo, provocaban una insatisfacción muy definida en el sector que hemos descrito. Hasta la aparición de VOX, quien estaba descontento con la actuación del PP no tenía otro remedio que votar opciones «menores» (con todos los respetos) como AES o irse a su casa. Hoy ya no es así. Hay una nueva opción en el panorama.

Y habiendo alguien nuevo en la plaza, sorprende la velocidad a la que han llegado los cuervos, léase trolls y otras hierbas. Mayormente, los del expartido. Primero intentaron echar cubos de lo que ustedes se imaginan sobre Santiago Abascal. «¡Que devuelva el dinero que le dieron a DENAES! ¡Resentido!», decían. Ahora, como se ha ido Vidal-Quadras, han hecho lo mismo: «¡Como no le dan carguito, se va!». Siendo lógico que no contaran con él, por otra parte: dadas sus públicas discrepancias con la dirección genovesa, su caluroso apoyo al movimiento Reconversión y teniendo en cuenta que hoy en política española se premia la devoción perruna al líder antes que la sensatez y la fidelidad a unos principios morales, lo lógico es que se cayese de las listas. Tampoco tendría sitio en Cataluña, dado que el PPC fue siempre el cortijo de Los Fernández y éstos no le perdonan que consiguiera obtener para el PP los mejores resultados de su historia. Sin embargo, los cuervos han tenido la decencia de no meterse con Ortega Lara. Menos mal. Y con Mayor Oreja, que ha renunciado a presidir la lista para las europeas, se afanan en decir que «no se ha ido, sigue con nosotros».

Bien es verdad que en todo esto hay que reconocer algo a Mariano: que él, salvo cierta alusión genérica, «no ha echado a nadie». Son los demás los que se han ido, pero muertos de aburrimiento, como cuenta hoy Curri Valenzuela en ABC.

En fin. Sea como sea, es buena cosa que existan opciones nuevas en el panorama. A ver si por fin, y al contrario de lo que piensa una amiga mía, nos podemos librar de una vez del asqueroso consenso bipartidista.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s