Paráfrasis de Niemöller


Original aquí.

Cuando la inquisición de género acosó a la profesora Alicia Rubio,
yo no dije nada.
No era Alicia Rubio.

Cuando la inquisición de género adoctrinó a los niños en las escuelas,
yo no dije nada.
No tenía hijos.

Cuando la inquisición de género llamó “maltratadores” a los provida,
yo no dije nada.
No era provida.

Cuando la inquisición de género convirtió las denuncias falsas en un negocio,
yo no dije nada.
No me habían denunciado.

Cuando la inquisición de género linchó a dos actores por elogiar la belleza de una actriz,
yo no dije nada.
No era ninguno de esos actores.

Cuando la inquisición de género prohibió a profesores decir “niños” y “niñas”,
yo no dije nada.
No era profesor.

Cuando la inquisición de género injurió y amenazó a un youtuber por parodiar el feminismo,
yo no dije nada.
No era youtuber.

Cuando la inquisición de género multó a un director de colegio por discrepar,
yo no dije nada.
No era director de colegio.

Cuando la inquisición de género persiguió a Hazte Oír por decir una obviedad,
yo no dije nada.
No era de Hazte Oír.

Cuando la inquisición de género tachó de “machismo” invitar a una mujer a un café,
yo no dije nada.
No me gustaba el café.

Cuando la inquisición de género vino a por mí,
ya no quedaba nadie que se atreviese a abrir la boca,
y nadie protestó.

(En homenaje a Martin Niemöller, autor del original, y a Alicia Rubio, que ayer fue objeto de un miserable acto de acoso organizado por Podemos. Un fuerte abrazo, Alicia).

P.D.: te animo a comprar el libro de Alicia en Amazon (pulsa aquí). Ya que los enemigos de la libertad ponen tanto empeño en prohibirlo, los que amamos la libertad deberíamos poner aún más empeño en difundirlo. No dejes que nadie decida por ti lo que puedes leer y lo que no.

Comentario nuestro. Aunque no comparto algunas de las «recomendaciones» del libro de Alicia Rubio (también hubiera estado mejor que lo hubiera escrito en primera persona en vez de redactarlo como «manual recomendado para la asignatura»), sí estoy de acuerdo en el fondo de lo que dice. Y, como dice Elentir, nadie es quién para decidir lo que podemos leer o no. Esos nietos del «prohibido prohibir», que sueñan con poder hacer nosotros lo mismo que Pol Pot en Camboya…



(texto tomado de El libro negro del comunismo, Stéphane Courtois et al., Planeta, 1998, pp. 697-698)

Dios nos libre de toda esa tropa, tanto de los descamisaos como de los encorbataos.

Anuncios

Un comentario en “Paráfrasis de Niemöller

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s