Alerta


Me hago eco, a través de la amiga Lady Vorzheva, de un caso de censura de blogs en Gran Bretaña. El bloguero en cuestión será detenido por incitar al odio racial. Pero mejor nos lo cuenta él mismo:

«Estoy en este momento fuera de mi país. Pero en cuanto ponga el pie en Inglaterra me van a detener como sospechoso de incitar al odio racial a través de material escrito, según se detalla en las secciones 18(1) y 27(3) de la Ley de Orden Público de 1986.

El cargo comporta, en caso de que me declaren culpable, una larga condena a prisión, mayor que la que se establece para los violadores y los pedófilos. Y todo por escribir la verdad acerca de la barbarie que se está viviendo en medio de nuestros hijos. Esto es una verdadera amenaza para el futuro de nuestro país.

La cultura es usada como arma en manos de la Jihad moderna dentro de Gran Bretaña. Se silencia la oposición usando nuestras propias leyes contra nosotros (los «asquerosos e imbéciles Keffirs», como los musulmanes nos llaman ante sus hijos a puerta cerrada).

¿Qué le ha ocurrido a mi patria, el país por el cual mis antepasados lucharon y dieron la vida en todos los campos de batalla del mundo, cuando uno de sus hijos es obligado a enfrentarse a años de prisión por defender lo que es justo y lícito dentro de la sociedad británica? Me consuela pensar que no cabe duda alguna de que mis palabras han llegado esta vez a los ojos y los oídos del pueblo, puesto que los poderes fácticos están tratando de hacerme callar (¡un gesto de tiranía tercermundista en una presunta democracia del siglo XXI!)

Me pregunto si Lord Ahmed, miembro de la Cámara de los Lores, ha sido uno de los que, entre bastidores, ha alentado que me intentaran callar. Me preguntaba por qué él se accidentó con su coche y casi se mató, poco antes de Navidad. Puede haber una lección en ello: «No toquéis a mis ungidos, no hagáis daño a mis Profetas» (1 Crónicas 16, 22).

¿Cómo se atreve cualquier musulmán a juzgar y silenciar la verdad contada por un inglés respecto del enemigo islámico que se mueve y actúa en medio de nosotros, dentro de nuestro país? ¿A quién he matado yo? ¿A quién he amenazado de muerte? A nadie. Todo lo que he hecho es escribir acerca de mi vida cotidiana en la pantalla de un ordenador. Por eso ahora tengo que enfrentarme a la prisión en mi propio país por defenderme a mí mismo y a otros.

¿Qué les ha ocurrido a aquellos que han amenazado mi vida o han matado a mis amigos? NADA. Esta es la justicia británica del siglo XXI. Que le den morcilla a la justicia laborista británica, que desprecia a los ingleses, cuyo país vosotros habéis destruido.


Quién hizo saltar por los aires trenes y autobuses el 7 de Julio? ¿Quién intentó volar coches en Londres y en Glasgow? ¿Quién busca por todos los medios explotar una bomba radiactiva en las calles de Gran Bretaña y quién cree que el territorio no islámico debe ser considerado campo de batalla y debe ser convertido al Islam a cualquier precio? No creo que penséis que sea yo, pero no se me caen los anillos por instruir a la gente acerca de esta amenaza, una amenaza que nuestro Gobierno chiflado afirma que no es real. El anterior Ministro del Interior sabía de qué estaba hablando.

¿Cómo se atreven estos pobres desgraciados a intentar conseguir que me calle yo o cualquier otro respecto de decir la verdad por el bien de nuestros hijos y nuestros nietos y el futuro de nuestra patria? ¿Dónde se creen que están? Son simplemente personas como los demás; pero se encuentran en una posición de fuerza y abusan de ella sin piedad. Ved, si no, la traición consumada en Bruselas por Tony Blair y Gordon Brown, entregando la soberanía nacional a manos extrañas. «Traición» es la única palabra por la cual a ellos no los arrestarán (y por la que a mí sí podrían arrestarme, por escribir unas cuantas verdades en un blog).

No podéis esconderos de vuestras acciones dentro de la Iglesia Católica.

Los traidores al pueblo británico son aquellos que aprueban esta valoración y la imponen a sus conciudadanos cuando todo lo que éstos están haciendo es defenderse por sí mismos. Sus hijos y sus vecinos están completamente rodeados por las huestes islámicas, que han penetrado profundamente en nuestro país llevando a cabo una guerra santa sobre la base de atacar diariamente a los vulnerables y los indefensos de nuestra sociedad. ¡Los hechos hablan por sí mismos!

¿Es el momento para el pueblo británico de despertar y ver que el horror que ha entrado en sus vidas amenaza también la existencia de sus hijos? ¿O será el próximo y más devastador ataque islamista terrorista, como pueda ser una bomba radiactiva, lo que nos obligue a despertar de nuestro sueño debido a la cantidad de vidas perdidas y las consecuencias de dicho ataque?

Esta detención y posible entrada en prisión es lo que ahora me espera, al principio de 2008. Y es también lo que le espera a cualquier blogger en Gran Bretaña que cuente la verdad acerca de la guerra moderna que se está desarrollando contra nosotros, nuestros hijos y nuestra patria británica por parte del enemigo promovido y protegido por el Gobierno Laborista que vive entre nosotros: el Reino Islámico.

Leed el libro de Melanie Philips Londonistán si queréis tener una idea clara de lo que la élite británica en el poder ha permitido para que nazca y crezca la bestia islámica. La bestia islámica hoy vive y respira en suelo inglés únicamente para declarar la guerra santa a los infieles (yo, tú y cualquiera que no sea musulmán en Gran Bretaña).

Los musulmanes gritan que ellos desean la paz y les podéis creer, mientras sus hermanos declaran la guerra y asesinan. Son dos caras de la misma moneda, dos ramas del mismo árbol de asesinato y guerra que hunden sus raíces en los discursos de Mahoma y el Corán.

Preguntaos qué les depara el futuro a vuestros hijos y a vuestros nietos. Hoy ya tenemos al Reino Islámico con sus formas y acciones asesinas y represivas creciendo ante nuestros ojos y avanzando en la conquista de nuestra patria (llegará un punto en que la nación dirá «basta» y el instinto de supervivencia le dará la patada).


He puesto mi cabeza por encima de la trinchera, preparado para ser disparado debido a las amenazas contra mi vida por los musulmanes pakistaníes. ¿Cómo se atreven esos enemigos del Estado a amenazar mi vida, a mí, un inglés, en su propia casa?

Aunque mi propio país se haya convertido ahora en mi enemigo por defenderlo, a sus hijos y nietos y a todos aquellos que pagan expertos no les va a gustar que siga contando la verdad. ¿Cómo os hace sentir eso?

Hoy me ha tocado a mí, pero mañana podría tocarte a ti. No hay una mayor verdad sobre el momento presente en Gran Bretaña en la que vivimos. Seguiré adelante, como siempre; pero por ahora dejadme deciros a todos como he terminado así, con la policía en los talones arrestándome por incitar al odio racial. Fijo que no me levanté un domingo por la mañana pensando que odiaba a los musulmanes y empecé este blog. No soy racista y de hecho este blog no habla de razas, sino de religiones. Han amenazado mi vida y este blog es el resultado.

Ya sé que mucha gente en todo el mundo lee este blog, que hay muchos bloggers y propietarios de páginas web que también luchan contra la Jihad en línea para elevar el nivel de conciencia de esta Guerra Santa islámica global que se ha declarado contra nosotros y que nuestros gobiernos pretenden que no está ocurriendo. Os pido que me ayudéis a aumentar esa conciencia ante lo apremiante de mi situación.

No quiero ir a prisión por muchos años por defenderme a mí, a mis hijos y a los niños que vendrán. Es un injusticia que ocurre dentro de una sociedad presuntamente democrática y civilizada. El pueblo necesita saber qué está pasando: que mi gobierno busca por todos los medios hacerme callar respecto de la verdad de que se ha declarado esta guerra contra todos nosotros.

Hoy soy yo y mi blog. Mañana podéis ser vosotros y vuestros blogs.

Os ruego que me ayudéis a llevar este mensaje a todo el mundo para aumentar la conciencia de esta injusticia, con lo cual mi detención no habrá sido en vano.

También os pido que vayáis visitando mi blog pues esto es todo lo que escribiré ahora (después de todo, mi vida y mi libertad penden de un hilo).

Al servicio del Rey – Jesús – El León de la Casa de Judá

Lionheart

Pido disculpas si la traducción no es muy buena y al mismo tiempo, pido también que si alguien encuentra algún error, me lo comunique para corregirlo inmediatamente.

Anuncios

3 comentarios en “Alerta

  1. Amiga Nora:No sé si la traducción está bien (modestamente, está bastante bien). Hay algunos giros que no he sabido traducir y han podido quedar un poco “ortopédicos”, pero te repito que si ves algo que se pudiera traducir mejor, no dudes en avisármelo.Saludos,Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.