Cosas veredes…


Antes de nada, perdonen ustedes este intervalo silencioso. Todavía no hemos llegado al punto en que la vida real es la vida de la red y por ello es bueno salir y recargar las pilas, airearse y oxigenarse.

Dicho esto, retomo el título de la entrada para decir que la sorpresa del día ha sido para mí el articulista Salvador Sostres. No sé si hay algo personal en ello o es que hizo su camino de Damasco; pero lo cierto es que a tenor de las cosas que escribía cuando estaba con sus anteriores caseros, verle hoy escribir en El Mundo y el contenido de sus entradas me dan idea de que algo ha tenido que ocurrir y la caída del caballo habrá devenido en chichón morrocotudo (si no planetario, la especialidad de Leire Pajín). Leer esto de una pluma que hace apenas tres meses garabateaba en el Al-Avui tiene su morbo:

El caldo de cultivo que los socialistas han propiciado en Cataluña, y el avanzado estado de putrefacción moral en que el país se encuentra, hacen posible que todo un vicepresidente de la Generalitat como es Carod Rovira crea normal decir en una entrevista que la prensa es «poco cómplice» con el Gobierno. Es tan grotesco que no deja de tener su punto de ingenuo. La reacción de Carod es la del cliente de burdel que después de haber pagado el precio requerido, se encuentra a solas con la chica en la habitación y ella baila y se contonea y se toca pero, cuando llega la hora de la verdad, se niega a tenerle la correspondiente atención oral. Y sale entonces el tipo al pasillo, envuelto con la toalla, y grita: «Madame, coño, la niña no me come».

Me queda la duda de si este señor, cuando habla del ” país”, se refiere “al nostre país” o a España. Deduciendo, diría que ha de referirse a Cataluña, puesto que creo que en ninguna otra región de España (“país” o no) la prensa ha estado tan genuflexa como en Cataluña. Y para una vez -una y no más, santo Tomás- que alguien intenta hacer una entrevista con unas garantías mínimas de imparcialidad, resulta que la cosa sale mal (para los intereses del entrevistado, ¡nada menos que el Molt Honorable!). Y un señor a quien deberían limpiar la boca con Zotal tilda a la periodista (¡nada menos que a directora de TV-per-a-3!) nada menos que de malfollá.

He de reconocer que no vi la entrevista y que desconozco la ideología de la señora Terribas. Pero sí sé una cosa: que así como a otros cuyo título de periodistas sólo les vale para ser agitadores de cuarta, la entrevista de la señora Terribas tuvo la virtud de mostrar a Montilla tal cual: hasta un niño de teta se daría cuenta, según el tenor de los comentarios, que Montilla controla el aparato del PSC, pero que aún le falta mucho para ser un verdadero líder, en el sentido moderno de la palabra. En la Matrix catalana se abrió una rendija y pudimos ver algo de realidad. Trataron de tapar la rendija con el insulto de un monicaco que ejerce de concejal en BCN, pero el daño ya está hecho.

Ya les digo: empiezan a pasar cosas raras en TV3. No sé qué va a ocurrir en las elecciones. Tal vez vuelva CiU (las encuestas así parecen atestiguarlo) y volvamos a los tiempos de Pujol, de l’hereu, la pubilla y la sardana amb gent de burilla; pero créanme que la entrevista de la señora Terribas es tan increíble como la conversión del señor Sostres.

<em>Cheek to cheek</em>?

Anuncios

4 comentarios en “Cosas veredes…

    • Amigo Claudedeu:

      Palabrita der ninio Jezú… Yo tampoco me lo podía creer y, francamente, me gustaría saber qué le ha ocurrido para cambiar de pensamiento tan radicalmente… :-S

      Saludos.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s