(Nada) guapis (I)


Esta entrada y la siguiente están dedicadas a mi mujer.

Seguramente ya se habrán enterado ustedes de la polémica generada por Netflix al incluir en su repertorio la película Guapis (Mignonnes, en el título original), que es el debut como directora de quien la ha perpetrado, una quaedam llamada Maïmouna Doucouré. Y, pues, como siempre, uno pica el anzuelo de la curiosidad y se dice: «Bueno, vamos a ver por qué ha causado tanta polémica».

Y la verdad es que la película no defrauda. En dos pinceladas, lo que se puede decir es que nos presentan a una niña de 11 años, de los barrios más depauperados de París, negra y musulmana (la negrilla es importante), en el contexto de una familia musulmana estricta, y que asiste a un instituto de primaria/secundaria, el que corresponde a su edad. Se pinta el ambiente opresivo de su familia y de la religión islámica. Nos muestran también a una niña que es una paria y que “no encaja” en su ambiente escolar porque, de alguna manera, va por libre.

En este contexto surge “una luz”: un concurso de baile para grupos infantiles, al estilo de las girlbands de las mayores (uno no puede dejar de recordar a las famosas Spice Girls, ya talluditas y tal, pero que en su momento y por efecto de la propaganda, fueron «el novamás» del pop y de la «girl revolution»). La directora nos quiere mostrar varias cosas:

  • La rebeldía de la niña frente a una situación opresiva, planteada por el Islam en relación a la mujer. Recordemos que para los musulmanes una ¿mujer? puede entrar en el “mercado matrimonial” a los 12 años o, más exactamente, desde que tiene la regla. Dejemos aparte a los locos tarados fundamentalistas, que se casan con cuarenta años con crías de nueve.
  • El encaje de la niña en su ambiente escolar a través de su integración en el grupo de niñas bailarinas, a las que ve bailar por casualidad y a partir de ese momento empieza a soñar con formar parte de ellas y así liberarse de lo que parece ser un destino marcado de antemano, al que en un momento del metraje habrá que añadir la “desgracia” de que su padre se case con una segunda mujer (Mahoma lo permite, así que allá ellos).
  • El cambio de personalidad de la niña: de ser una niña de once años temerosa de Alá pasa a convertirse, por efecto de la “libertad”, en una especie de monstruo sin límites: no tiene problema en robar el móvil que usa como propio, no tiene problema en hacerse fotos de sus partes íntimas, no tiene problema en agredir a un compañero de clase cuando la llama por lo que es (putilla); y, finalmente, no tiene problema en empujar al Sena a una niña que había vuelto al grupo y que el día del concurso iba a bailar con las otras en lugar de ella, expulsada por el comportamiento anterior.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .