Rumore, rumore


Créanme ustedes que es una lástima que la corrección política por un lado y la censura por otro impidan escribir y/o subir a los escenarios sainetes o culebrones con los episodios más chuscos de la política española —que desde que estamos en democracia, unos cuantos, oigan— Tendríamos para reírnos durante una buena temporada. Del último hemos tenido noticia ayer. Pedro Sánchez, dando un glorioso puñetazo en la mesa, ha borrado de un plumazo a la ejecutiva del PSM y ha decidido que se constituya una comisión gestora. De este hecho, que dará para unos días —afortunadamente para unos y para otros no—, surgen varias preguntas.

Primera, ¿por qué ahora, justo tres meses antes de las autonómicas? Las voces críticas dicen que no está bien que el espadón de Mojácar haya propinado semejante mandoble a la FSM y que lo haya hecho «en base únicamente a un rumor». Me da la risa: justamente aquellos que poco menos que entronizaron el rumor como fuente del Derecho y le dieron carta de naturaleza como modo de iniciar un proceso penal (siempre que se tratara de otros, claro), se quejan ahora de que «la Justicia no se ha pronunciado aún» sobre el asunto del tranvía de Parla. Dicho tranvía, que los parleños no necesitaban, ha costado la friolera de 153 millones de euros sobre un presupuesto inicial de 40 millones, de los que no se sabe aún a qué manos han ido a parar determinadas cantidades distraídas. Aunque eso sólo es una parte del agujero que dejó Gómez cuando saltó de Parla a la ejecutiva del PSM, que  si no voy equivocado, llega hasta los 300 millones.

Una primera respuesta es que, teniendo tanto por donde cortar, Pedro Sánchez ha empezado por lo cercano. Se vislumbran a nuestro entender dos motivos: el primero, que ninguna de las caras conocidas del PSM tiene nada que hacer contra Ignacio González en la CAM o contra Esperanza Aguirre si finalmente es designada por el garrulo de Mariano como alcaldable por Madrid. Madrid es inexpugnable, a pesar de que ZP la castigara con partidas presupuestarias «para vigilancia de playas y costas» en 2010.

El segundo, que no quiere ser Borrell II: las bases le quisieron, pero el aparato, al ver que no salió su candidato (Madina), empezó a segarle la hierba bajo los pies. De ahí la sobreactuación del secretario general, de quien empiezan a decir que puede que no coma las uvas en Ferraz. Así, pues, necesita ejercer una autoridad que todavía no le han reconocido quienes le eligieron porque piensan que es un pipiolo; pero al parecer se ha pasado de frenada.

La tercera y tal vez no menos importante, que Pedro Sánchez siente en el cogote el aliento de los Pablemos boys. Éstos, a lo que se ve, aspiraban a convertirse en la referencia única de la izquierda, aunque empiecen a tener «más cuartos que un real y más tachas que el caballo de Gonela». Se han comido a IU en Madrid (#gracias_Tania) y ahora van a por el PSM. La debacle, no obstante está anunciada y veremos si salvan todos los muebles o les van a dejar sin mesa en la que comer (y rumiar su fracaso).

Faltaría una razón, tal vez: que se tratara de un mandoble propinado por mano interpuesta. Rubalcaba será todo lo profesor de química que él quiera, pero aún tiene mano y contactos en la Policía. Y puede ser él quien haya sostenido y dirigido la mano del espadón de Mojácar. Sería una última venganza de nuestro petit Fouché, a quien nunca le gustó el culturista de Parla. Aunque no podamos estar por supuesto seguros, si fuera así a un servidor de ustedes no le extrañaría.

En Madrid los ánimos están exaltadísimos: las vacas sagradas y a su frente Maru Menéndez, la flecha, se habían resignado a ser cómoda oposición, y ahora se ven de patitas en la calle. Todos juntos truenan algo parecido a «esto no va a quedar así, no sabes con quién te has metido». Un poco al estilo de Emilio Aragón, de cuando los buenos tiempos: «Nosotros somos el PSM y tú no lo eres». El asunto promete estar entretenido, tanto más cuando el hermano Gabilondo ha aceptado ser candidato en lugar de Fostiatus. Nunca habíamos visto a Maru Menéndez tan cabreada, echando un discurso sin papeles y hablando con fluidez y verbo rotundo. Para recordar algo parecido hay que retrotraerse a los tiempos de Juan José Güemes y su progresí.

Desde el palacio de San Telmo, por su parte, no se oye ná. Silencio absoluto. La patrona deja claro que no se mete… pero con su silencio apoya a los rebeldes. Bastante fregao hay en Sevilla: Susana debe vigilar para que Alaya no le deje sin colaboradores y aun socios de gobierno. Así que tiene un ojo puesto en la Junta y otro en Ferraz,

No tengo el don de la profecía. Pero si se me permite, en mi opinión preveo una larga marcha, un largo peregrinaje por el desierto del partido que aún se llama PSOE. El batacazo servirá, no obstante, para que los trepas, mediocres y lameculos se bajen del «caballo perdedor» que es ahora mismo el PSM. Si se irán a su casa o con Pablemos da igual. Tomás Gómez volverá al gimnasio y posiblemente mejorará sus marcas, lo cual será un gran consuelo para la humanidad en general y para sus correligionarios en particular, sobre todo si lo hace en Alcalá-Meco. La socialdemocracia entendida como voto clientelar está viviendo horas muy bajas y ya nadie quiere eso, sabiendo como sabe que es esclavo y que lo que a uno le dan es porque se lo han quitado a otro.

El carajal, de momento está servido. Tráiganse la silla y las palomitas.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s