Estos americanos están locos (o no)

A qué punto hemos llegado, madre de Dios. Acabo de enterarme que un juez estadounidense prohíbe a un jurado visionar series «judiciales» (tipo CSI, Ley y Orden, El Abogado, etc.) y un canal —Court TV— de 24 horas de contenidos legales para que no se deje llevar por la mezcla de realidad y ficción a la hora de juzgar un caso. El asunto ha llegado a tener tal envergadura que en todo el país se dan seminarios a los abogados para enfrentarse «al efecto CSI».

Hoy nadie medianamente informado discute que los inventores modernos de la corrección política son los estadounidenses. No sé si será la herencia cuáquera o de otro tipo; pero en aquellas tierras la moral pública es rígida y la privada todo lo amplia que permite la ley (en algunos casos muy permisiva). Recordemos el «caso Clinton»: el entonces presidente no sufrió un proceso de impeachment por «dejarse tocar la flauta», sino por mentir acerca de ello. No sabemos si ese proceso se hubiera iniciado de haber admitido Clinton desde un principio la verdad. Claro que eso le podría haber costado el matrimonio de entrada, y Hillary Rodham Clinton no es precisamente una «tímida florecita»: más bien al contrario, responde al perfil de mujer de armas tomar.

Pero volviendo a lo que nos ocupa, parece ser que en Estados Unidos es posible asistir vía televisión a juicios determinados, algo que en España está vedado por regla general y reservado a ocasiones como la del 11-M, en la que medianejamente se ha cumplido lo de «queremos saber la verdad» (parece ser que ni son todos los que están, ni están todos los que son… y tal vez tengamos que esperar a marzo, como poco, para empezar a entender este lío).

No me imagino yo que en España pudiera darse un caso así, de prohibición de visionado de series y de juicios en directo. Distinto es el caso de que, al estilo Court TV, se filmaran los juicios para ser vistos después por miles o millones de personas. Seguramente, el secreto del sumario sería una excusa convincente en muchos casos; pero quizá habría juicios que no hubieran terminado con una sentencia denigrante, como la de un caso atroz: la víctima de malos tratos que acudió con la cara hecha un cromo por su pareja o marido (no recuerdo bien el caso), vio cómo era éste absuelto de los dichos cargos, con toda la tranquilidad. O algunas otras sentencias, que nos hacen suspirar resignadamente y decir: «Esto sólo puede pasar en España».

Qué duda cabe que la cultura norteamericana es más televisiva que la nuestra. Que para ellos, lo que no está en la tele no existe (tal vez le den una oportunidad a Internet). Y que en la tele se puede enseñar casi todo lo que forme parte de la realidad, como es el caso de los juicios. Así es como entienden ellos la libertad y la democracia. A nosotros, que somos más carpetovetónicos, el poder (del color que sea) nos da por un lado fútbol o toros y por el otro programas del corazón. No es conveniente que el español, de tradicional genio vivo, aprenda por televisión a defenderse y atacar en los juzgados (en puridad, no es conveniente que el español aprenda nada en la televisión; pero de eso hablaremos en otro artículo).

Doblegás

La abuelita de verano se fue a casa, a cuidar de sus nietos. Nos queda un descanso, porque si algo ha hecho esta señora es sonrojarnos con sus manifestaciones totalmente contraculturales, como por ejemplo, lo de «alegrarse porque la gente cada vez lee menos diarios». Luego, remachó el clavo especificando que se refería a los periódicos «de extrema derecha». Que esto lo diga, un suponer, Pepiño, no tendría nada de raro porque Pepiño, a fin de cuentas, ya nos tiene acostumbrados a este tipo de chorradas. Pero si quien lo dice es nada menos que la directora de la Biblioteca Nacional, que además ha publicado algunos libros, puede convenirse que la cosa tiene más delito.

Pero no solamente eso. Esta señora ha hecho de su cargo una tribuna reivindicativa de sus personales convicciones políticas, sin venir a cuento. Ha querido menear el rabo más de lo debido, a diferencia de sus callados y eficientes antecesores (Luis Alberto de Cuenca o Jon Juaristi) y se ha salido de la foto. Que para que el propio ministro te largue diciendo «no has hecho nada», muy mala ha tenido que ser la gestión para ser invisible. También hay para preguntarse qué es lo que encontró bien la menestra Pixidixi para merecer y mantener toda su confianza.

Las declaraciones que mencionamos más arriba son por encima de todo falsas: resulta que en los últimos estudios de medios parece ser que quien pierde lectores es el Pravda (anteriormente conocido como Er Paí), mientras que los ganan esos periódicos de «extrema derecha», a saber, El Mundo y La Razón. Lo mismo se diga de la SER frente a la COPE. Digamos que esto califica a Doblegás como progre cum laude: cuanto más palmaria es la realidad, más se aferra ella a sus convicciones para negarla.

Porque eso es lo mejor: todo el ideario progre que tenemos que soportar aquí, en Cataluña, lo ha paseado ella por toda España y olé. Alabanzas, aleluyas y loas a Santiago Carrillo por «toda una vida dedicada a la política» (ni una mención a Paracuellos, claro). Fijación enfermiza con «la extrema derecha» que, oh casualidad, resulta ser el PP (se alegró más de la derrota del PP en 2004 que de la muerte de Franco: qué cosas tienen estos progres). Y naturalmente, críticas a discreción contra el PP por «atizar el odio a los catalanes». Que esto último es una verdad a medias: fuera de Cataluña no odian a todos los catalanes. No, señor. Cuando se les explica que no se puede meter a todos los catalanes en el mismo saco, distinguen perfectamente entre un servidor de ustedes y, por ejemplo, un Carod o un Puigcercós.

Cada vez que Doblegás ha abierto la boca ha sido para dejar bien clara su raigambre de izquierdas (y dejarnos patidifusos a los demás), lo cual, a falta de una gestión decente de la institución, no está mal. Pero a lo mejor se creyó que bastaba con hinchar pecho y declararse más izquierdista que Durruti o Andreu Nin (por citar un catalán). Que bastaba con externar su odio al PP y a la «extrema derecha».

En cuanto a la catadura democrática de Doblegás, no hay más que ver su actitud frente a la prensa. Como bien recuerda Wallenstein en su blog, sostiene Regás que los «buenos» deben leer la prensa «adicta» y no leer la prensa «no adicta». Y que defender eso es lo propio de lo que él llama un intelectual orgánico, es decir, consagrado al sistema que le da de comer. O sea, que Doblegás tiene de demócrata lo que yo de físico nuclear.

Y ahora, el ministro minero la ha despedido, en una jugada que se ha presentado como un cese-dimisión. A la vista de los antecedentes no podemos sino aplaudir esa decisión, máxime si tenemos en cuenta, además, la última travesura: la desaparición-robo de dos páginas de un incunable al que sólo se puede acceder con carnet de investigador. Esto, naturalmente, evidencia un agujero importante en materia de seguridad. También habría que plantearse qué clase de investigador es una persona que no tiene escrúpulo alguno en arrancar páginas de un libro de estas características.

Pues nada. Doblegás se ha ido. Sin pizca de autocrítica: enarbola la bandera del feminismo y de la prensa enemiga mientras tiene que oír de su jefe lo de no has hecho nada. Y se va sin gas: 73 años pesan mucho ya y uno no sabe si es que la señora siempre fue así —parece que sí— o es que ya está más pallá que pacá —hipótesis secundaria pero tampoco descartable—. Esperemos que se le dé bien cuidar a los nietos, porque lo que es los libros… Sólo falta saber sobre quién recaerá el nombramiento nuevo director de la Biblioteca Nacional. A ver si va a resultar que el sucesor/a va a hacer buena a Doblegás

La mort del Xirinacs

A veces, espigar en el pasado y reubicarlo en el presente puede traer sorpresas. Tal es el caso de esta vieja canción de La Trinca, que en origen se llamaba La mort del pagès. Lo único que hemos hecho es cambiar la palabra pagès (campesino) por mossèn (cura)… y el resultado es muy adecuado para el funeral del Xirinacs. Y si no, vean, vean…

– Ai! quina pena més grossa.
– Qui ho havia de dir …
– Tan bo que era.
– Tot ho donava, … si semblava que fos ahir ..
– Mi-te’l, pobret, sembla que rigui …

Se’ns ha mort el mossèn,
ves quin trist final.
Ara no respira, com és natural.

El pobret s’ha mort un dia d’estiu.
Ha estirat la pota, sense dir ni piu.
Jeu a la masia, mort en un racó.
Si no l’enterrem, demà farà pudor.

Però burro per què et mories,
si ja ho sabies.
I aquí descansen els ossos,
d’un que els tenia molt grossos … els ossos.

Al davant els frares canten les exhortes
i al darrera resen quatre poca-soltes,
I els hereus també resen amb molta insistència
Requiescat in pacem i a cobrar l’herència.

També van a l’enterro, resant oracions,
vaques i maulets, cabres i ca … rods.
Ai, pobre mossèn, oh ! oh ! oh !
Veus com no som res, oh ! oh ! oh ! …

-¡Ay, qué pena más grande!
-¿Quién lo iba a decir?
-Era tan bueno…
-Lo daba todo… si parece que fue ayer…
-Míralo, pobrecillo, parece que ría…

Se nos ha ido el cura,
Qué triste final,
Ahora no respira, como es natural.

Pobrecillo, ha muerto en un día de estío,
sin decir ni pío se ha quedado frito.
Yace en la masía muerto en un rincón
Si no lo enterramos, lo impedirá el hedor

Pero burro, ¿por qué te morías
Si ya lo sabías?
Y aquí descansan los huesos
De uno que los tenía bien grandes… los huesos.

Por delante frailes cantan los responsos
Y detrás les siguen pícaros y tontos
Y los deudos rezan con mucha insistencia
Requiescat in pacem y a cobrar la herencia.

Al entierro van rezando oraciones
Vacas y terneros, cabras y ca… rodes,
Ay, pobre mosén, oh-oh-oh-oh
Cómo te has de ver, oh-oh-oh-oh

Mandatela

Qué le vamos a hacer: me cae gordísima Magdalena Álvarez, Maleni para los amigos. Que aparte de no ser ninguna belleza (eso Dios lo da; y si lo da mal, no lo arregla ni el Vogue, mire usted), su única utilidad demostrable es la facilidad con que se pueden sacar titulares de lo que dice o lo que hace. Su capacidad de gestión, ateniéndonos a los hechos, es razonablemente nula. Pero es lo que tiene ser ministrilla de cuota: el mayor trabajo es figurar y sobre todo, tener la boca cerrada.

Ah, pero es que el primer problema de Maleni (que no es nombre de tango, sino de tanguillo remojao) es que no sabe tener la boca cerrada. Su incontinencia verbal hubiera sido un buen motivo para haberse caído en la última crisis del Gobierno. No debería ser posible que alguien tan lenguaraz como Maleni tenga responsabilidades de gobierno. No es posible que alguien que desea que una persona —aunque se trate de Esperanza Aguirre— esté «colgada de la catenaria» de una estación ferroviaria siga siendo ministra del ramo después de soltar esa barbaridad. Ese tipo de manifestaciones restan toda dignidad a quien las realiza y equipara a esa persona a una verdulera (con perdón de las verduleras: al menos, éstas venden honradamente su mercancía).

Examinando el currículum de Maleni que luce ostentosamente en la página del Ministerio, nos damos cuenta de una cosa: que no tiene una formación específica para el ramo del que ha sido nombrado menestra. A diferencia de lo que ocurría con la menestra Pixidixi, que por lo menos había sido consejera de Al-Kurturah en la Junta andaluza. También a diferencia de su antecesor en el cargo, Francisco Álvarez Cascos, no es ingeniera de Caminos. Maleni entiende, como mucho, de dineros e impuestos, pues ésa es su formación.

Tampoco es que en la Junta, donde sí trabajo de lo suyo, le fueran las cosas muy allá, que digamos: para ponerla nerviosa sólo hay que mencionar la palabra Cajasur y el nombre de un personaje que seguramente se le atravesó en el hígado, Miguel Castillejo. Por cuatro veces intentó Maleni calzarle la Ley andaluza de Cajas al cura y el TSJA le dijo que nones. Con lo de Benjumea y Beneroso, en cambio, parece que sí se salió con la suya: paró la fusión de ambas cajas y consiguió que los dos presidentes saliesen por piernas de sus cargos.

Dicen, empero, que el saber no ocupa lugar y que todo conocimiento revela en algún momento su utilidad. Así, pues, el conocimiento hacendístico de Maleni le sirve para irlas dejando caer. Como en diciembre pasado, tras la crisis de Air Madrid: 300.000 personas se quedan en tierra y Maleni, a fuer de ahorrativa, sentencia que «en España no estamos para pagarle las vacaciones a nadie». No importa que se trate en su mayoría de personas que quieren regresar a sus países de origen: Maleni los mete a todos en el mismo saco y en la comparecencia posterior, se dedica a marear la perdiz, sin que la oposición consiga que reconozca el fracaso de su gestión de la crisis.

Lo que para la nación en general ha sido mala suerte, para ella fue buena suerte, sin duda. Apartada de las listas autonómicas del PSOE por no querer ser cabeza de lista por Málaga, Chaves la incluyó en las del Congreso, en las que aparentemente estaba muy cruda la victoria. Pero no: Zapo ganó las elecciones aquellas contra todo pronóstico y Mandatela se vio aupada al cargo de ministra. Desde entonces, si ha hecho algo es ir a remolque de la herencia de Álvarez Cascos: bien inaugurando obras que él dejó pendientes, bien cortando de cuajo las que le pareció.

Queda apuntada su gestión en el caso de Air Madrid: todos recordamos que se actuó tarde y mal. Falta por saber —debería determinarlo la justicia— si esa actuación tardía y nefasta fue, además, interesada (se señalaron algunos lazos entre cargos del Ministerio de Fomento y la empresa y de ese asunto no hemos vuelto a oír nada). La segunda, en la frente: la falsa inauguración de la rehecha T-4, con Rafael Simancas y Miguel Sebastián («Me llaman el desaparecido / Que cuando llega ya se ha ido…») y las deleznables declaraciones de las que nos hacíamos eco más arriba.

La última de Mandatela ha sido ya la gota que ha colmado el vaso: la gestión de la crisis de las infraestructuras catalanas. Dejando al margen que el Ejecutivo catalán gasta millones de euros en implantarse en Valencia y Baleares en vez de tener unos servicios decentitos, chirría la actitud de Mandatela frente a las justificadas demandas del Parlamento catalán (a lo que parece, el PSC no se sumará a la reprobación de la ministra: por eso no se entiende para qué pedía Maragall «grupo propio» en el Congreso).

A Mandatela no le ha gustado que en Cataluña le recuerden que el Ministerio de Fomento no es su cortijo particular. Atendiendo siempre a cómo se ha manifestado, sus maneras han sido más propias de una señoritinga cortijera que no las de una ministra que debe velar por el bienestar de sus administrados. Me perdonarán mis lectores andaluces, pero en Mandatela se observa bien a las claras el rastro dejado por el caciquismo secular andaluz: por delante siempre el sostenella y no enmendalla, envuelto en un verbo hiriente y desconsiderado y coronado por una gestión totalmente ineficaz. De nada sirve que se le recuerde que el PSOE gobierna desde hace tres años y que sus dos predecesores han sido catalanes: la culpa la tuvo el PP en la persona de Álvarez Cascos por no haber invertido. Ni una palabra de Montilla (que además es paisano), ni de Clos, que hace honor a su apellido cantando a boca closa.

Con todos estos antecedentes sorprende que Zapo, tras la última crisis de gobierno, no recolocara a Mandatela en algún otro lugar donde hiciese menos daño (no solamente por sus hechos, sino y sobre todo por sus dichos). ¿Realmente no hay en todo el organigrama administrativo estatal una subsecretaría, una covachuela en donde ella pueda estar a sus anchas sin que la tenga que sufrir el común de los españoles? O, tal vez, apuntando más a mi deseo particular: ¿no hay en toda España un peaje donde ella pueda dar servicio? Sin duda, quienes pasaran por su caseta tendrían que aguantar su mala leche; pero al menos no saldría en los periódicos.Pues eso: que Arza y olé.

El segundo TBA

Agradezco a Calandria que me haya concedido el segundo TBA. No voy a repetir aquí el discurso que escribí para el primero que me concedieron. Baste con recordar que mi blog es un espacio donde yo, sin mayor cortapisa que el respeto, puedo expresarme sobre lo que quiera y con la extensión que quiera. Doy las gracias también a quienes me visitáis y dejáis algún comentario, sea a favor o en contra, puesto que también vosotros, con la única cortapisa del respeto, os podéis expresar en mi blog.

Siguiendo las reglas, paso a enumerar los cinco blogs a los que voy a premiar. Algunos ya han sido premiados antes; pero, como en mi caso, supongo que no importa si les doy mi galardón personal…

  1. Democracy Reform: es un blog de pensamiento liberal, en inglés. Confieso que lo leo con el diccionario al lado, pero aún así, considero que bien merece este premio.
  2. Martha Colmenares: nos unen lazos de amistad y cariño con la hermosa tierra venezolana, así como de preocupación por la situación que allí está provocando Mico Mandante.
  3. RESURGIR, del amigo Gazulin, por decir las cosas como son, sin paños calientes ni correcciones políticas.
  4. Este país se va a la mierda, del amigo Daniel de ses Illes, por su tolerancia y la paciencia que ha tenido y tiene con los trolls que han visitado y visitan su blog…
  5. Respuesta a progres, del amigo Decentes, por tratar temas siempre interesantes y que a menudo me inspiran un post.

Recibir el premio conlleva además:

  1. Si, y solo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
  2. Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.
  3. Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio.

Diario (im)probable de una niña (casi) progre (y III)

14 de enero de 2007

¡Menuda manifa la de ayer! ¡Que la armamos! ¡Que no hay quien nos pare! Pepi y Mari también fueron. No muy convencidas, la verdad; pero son amigas mías y no quisieron dejarme sola. Feli, en cambio, ya me dijo que no iría porque estaba preparando oposiciones al ayuntamiento y los primeros exámenes le caían cerca. Bueno, no la eché mucho de menos. ¡Eh, pero estuvo genial Federico Luppi con lo del «cordón sanitario»! Le quedó bordado. ¡Y que viva la tercera República y mueran los Borbones! ¡No a la guerra!

15 de enero de 2007

Hoy he visto por la tele la comparecencia de Rajoy y Zapatero. Zapatero ha estado genial, como siempre. Rajoy, con la matraca de todos los días. Este pepero no ganará las elecciones si sigue diciendo las tonterías que dice. Vamos, que no hubo color. Zapatero mantuvo el tono, siempre, y Rajoy no sabía por dónde atacarle. Zapatero, ganador del debate.

3 de febrero de 2007

Y otra manifa de los peperos. Es cansino ya, ¿eh? Que sí, que dicen que hubo dos millones de personas. Pero a mí, plim: como si hubieran dicho que hubo 200 millones. Ahora están contra la política antiterrorista del Gobierno. ¿Qué saben ellos de eso? Además, aparte de los dos ecuatorianos de diciembre, en 15 meses no había muerto nadie más. Vamos, que no es para protestar tanto. Y el proceso de paz está roto, ¡que ya lo dijo Rubalcaba, pesados!

Un día cualquiera de marzo de 2007

Feli me ha dado una mala noticia, aunque ya me la esperaba. Feli se ha dado de baja del PSOE. Desde que salgo con Javi ella se fue apartando y hacía tiempo que no nos hablábamos. Luego, lo de sus oposiciones. No me extrañaría que se convirtiese en pepera. ¡Ah, y me enterado también que Pepi y Mari fueron a la manifa de los peperos! Bueno, pues que les aproveche. Yo a los fachas peperos, ni agua. Ellas me han traicionado, ¿no? Pues ya no las volveré a hablar.

Un día cualquiera de abril de 2007

He hablado con Javi seriamente de nuestro futuro. No le he encontrado muy convencido, pero me ha dicho a todo que sí. Que no nos casamos porque eso es lo que hacen los peperos, que nos iremos a vivir juntos. Él ya tiene piso (se lo consiguió Rafa a través de unos amigos suyos). Creo que mamá se va a emocionar mucho cuando se lo diga, porque mi porvenir ya está asegurado. Y papá… bueno, estoy segura de que papá aceptará a Javi.

Un día cualquiera de mayo de 2007

Hoy he tenido una discusión muy violenta con Pepi. Yo le dije que después de lo que habíamos pasado juntas, ¿cómo se atrevía a ir a la manifestación de los fachas? Ella me dijo que no fue una manifestación de los fachas, sino de mucha gente. Y que tocaron el himno nacional al final, cosa que la emocionó. Y yo le contesté: «¿Sí? ¡Pues métete el himno y la bandera por donde te quepa!». Y la dejé plantada. Una tiene sus convicciones, ¡caramba!

Un día cualquiera de julio de 2007

¡Ya estoy viviendo con Javi! ¡Es fantástico! Mamá se ha alegrado a medias. Ahora me dice que aunque hubiera sido en el juzgado, le hubiese gustado celebrar boda y convite. Yo le he dicho que eso son tonterías burguesas y que Javi y yo no necesitamos ningún papel que diga que nos queremos. Papá me ha echado una mirada larga… y luego ha dicho: «Eres mayor. Es tu vida». No sé por qué me ha dicho eso. A lo mejor él hubiese querido el bodorrio. Pues eso, que ya soy su compañera oficial.

Un día cualquiera de julio de 2009

Javi tiene mucho trabajo. No sé yo de dónde sacará tanto trabajo, pero llega tarde a casa y casi nunca le veo. Claro que si no es por él, yo no estaría trabajando de administrativa en la sede que está cerca de casa. Es un curro asqueroso, pero Javi dice que no me pudo conseguir nada mejor. Zapatero ha vuelto a ganar las elecciones, sí, pero ya no tengo la misma ilusión de antes. Javi está empezando a tener poder, y eso me consuela de tanta soledad.

Un día cualquiera de diciembre de 2009

Estoy enrabiada con mamá. Hoy he hablado con ella y me ha dejado caer que «para cuándo los nietos». Yo le he dicho que eso de tener hijos es una tontería burguesa, que somos jóvenes y que hay que vivir la vida. Mamá se ha quedado callada. «Bueno, hija, tú sabrás. Pero más vale que no se te pase el arroz». ¡Y me ha colgado!

Un día cualquiera de marzo de 2010

Lo he pensado bien y creo que tal vez mamá tenga razón. Le diré a Javi lo que he pensado. Espero que le guste la idea. A mí como que me empieza a hacer ilusión y de paso perdería de vista a mis compañeras de trabajo durante cuatro meses. La baja maternal la cogeré yo, que para eso llevaré el crío durante nueve meses.

Un día cualquiera de junio de 2010

Javi me ha dicho que no quiere niños. Que es aún joven y quiere disfrutar de la vida. Normal, ¿no? Bueno, es cierto, somos jóvenes y… ¿pero por qué no quiere que yo le dé un hijo? Sabe perfectamente que el hijo que yo le dé nacerá con el puño en alto y será más socialista que nadie. ¡Mi niño será un gran socialista desde la cuna y zumbará a los Borbones todos los días!

Un día cualquiera de noviembre de 2010

¡Javi es un cabrón y un hijo de su… madre! ¡Resulta que hacía horas extras con su secretaria y además, ha dejado preñada a Feli! ¡La muy zorra lo andaba buscando!¡Se entendía con las dos al mismo tiempo! Esto es increíble. ¡ODIO A FELI, ODIO A JAVI Y ODIO A LOS APESTOSOS HOMBRES!

Un día cualquiera de febrero de 2011

Me fui de casa de Javi y ahora vivo con Mari. Es muy cariñosa conmigo, me acogió y no sé qué decir de tanta amabilidad. Me ha pedido que me case con ella. Y creo que le voy a decir que sí. Me importa muy poco darle un disgusto a mi madre. Ella quería que yo me casara de blanco y por el Juzgado. Estoy en la Coordinadora Gay y Lesbiana de administrativa gracias a Mari, y también voto al PP, aunque no lo sabe nadie. Al carajo el PSOE. ¿Hijos? Adoptaremos un niño de color, porque hay que ser solidarios. Soy feliz.

¿Y ahora qué?

 

El juez Grande-Marlaska ha decidido archivar la parte de la investigación relativa a la contratación del Yak. Con ello, se exculpa moralmente a Federico Trillo y a su administración del fallecimiento de 62 militares. Esto significa, sin duda, que la responsabilidad se trasladaría a la empresa a la cual pertenecía el aparato y a los pilotos, que según se llegó a decir, no se hallaban en las mejores condiciones para pilotar el avión. Queda abierta todavía la pieza de responsabilidad por la identificación de los 62 cadáveres, poco menos que rocambolesca. Y se abre la vía para que las familias de los fallecidos soliciten una indemnización por responsabilidad de la Administración.

 

Bueno, ¿y ahora qué? Lo primero es echar una mirada en derredor y preguntar si ha habido algún cargo socialista que entone el mea culpa. Sobre todo, de los que en aquel 2003 cubrieron de basura a Trillo, entre los cuales estaban el hoy mudísimo Jesús Caldera, entonces portavoz del PSOE en el Congreso (¿se acuerdan de lo del comando Dixan y las risitas que suscitó aquel epíteto entre los progres? Fue él quien lo dijo) y el ex-minijtro José Bono. Nadie del grupo PRISA, por supuesto, levantará ahora la pluma para pedir disculpas a Federico Trillo por todas las barbaridades que se llegaron a decir de él. Otra cosa es que fuese un buen ministro de Defensa, que es materia discutible. Pero hay que dar a cada uno lo suyo y si Trillo no fue culpable en la parte de la contratación, justo es decirlo y de bien nacido es reconocer que uno se equivoca cuando el error existe.

 

Qué duda cabe que el PSOE manipuló no solamente la información que nos llegaba, sino que también manipuló a los familiares de las víctimas que, en un arranque de furia, acorralaron a Federico Trillo cuando iba a comparecer ante el Congreso y le llamaron «asesino». Pero está claro que los socialistas conocen muy bien la técnica de la manipulación —dignos sucesores de Goebbels y de Ehrenburg— y la emplean mucho mejor que el PP. Así, pues, controlando como controlan el 80% de los medios de información, los 62 militares fallecidos lo fueron por la «criminal desidia» de Federico Trillo y sus subordinados.

 

Realmente, para el PSOE Trillo fue un cabeza de turco. Es decir, al PSOE en aquellos momentos le importaba un carajo la gestión de la Defensa (cabe decir que ahora que gobiernan, también). Únicamente centró su interés en laminar a Trillo porque era a lo que en aquellos momentos se podían agarrar, igual que antes se habían agarrado a lo del Prestige (¡ah, solidarios progres del Nunca máis!). Si el PSOE se dedicara a la tarea de forjar un Ejército que sirviese a las necesidades del país con la misma energía con que se dedicó a machacar a Trillo, ni los USA nos chistarían. La realidad, lamentablemente, es muy otra y queda reflejada en este párrafo que entresaco de un artículo de GEES (el coloreado rojo es mío):

 

«Hoy, gobiernos y grupos políticos europeos, a izquierda y derecha, reflexionan sobre el entorno estratégico de Europa. El PSOE desprecia estos intentos, por la simple razón de que sus responsables son incapaces de realizar un análisis medianamente serio sobre el futuro de una defensa nacional en la que, por otra parte, dicen no creer. Por incapacidad o por furia ideológica, el Gobierno y el PSOE han renunciado a pensar la defensa tal y como otros partidos socialdemócratas europeos lo hacen. A diferencia de ellos, el PSOE no es que no haga la tarea; es que ni siquiera está interesado en ella».

 

 

Martin Niemöller

 

«Primero, vinieron por los judíos,
y no protesté porque no era judío;
Luego, vinieron por los comunistas,
y no protesté porque no era comunista.
Entonces, vinieron por los católicos,
y no protesté porque no era católico;
Luego vinieron por los de las Uniones sindicales,
y no protesté porque no era sindicalista;
Finalmente vinieron por mí,
pero no quedaba nadie para protestar por mí.»

Le debo a mi amiga Martha Colmenares este texto, así que es justo que la mencione aquí.

Este texto de Martin Niemöller, pastor luterano, nos interpela duramente. Es uno de esos textos que a uno se le ocurren en un momento de inspiración y que, en muy pocas palabras, pueden expresar el sentir de toda una generación.

La Alemania de 1933 aplaudió la llegada de Hitler al poder porque prometió la redención y el paraíso al pueblo alemán, humillado por el Tratado de Versalles. El Reich milenario, guiado hacia la eternidad por el Führer inspirado por Dios, Adolf Hitler. La Alemania de 1933 había soportado en 1930 cuotas muy elevadas de desempleo y pobreza, para el gran país que había sido. Hitler aprovechó muy bien esa situación y llegó al poder mediante «tácticas legales», prometiendo la redención de la humillación de Versalles. Nadie, aparte de los fieles, había leído antes de 1933 el Mein Kampf («Mi Lucha»). Si muchos que lo hubieran debido leer lo hubieran hecho, tal vez se hubiese podido parar el horror de los 12 años siguientes. En ese sentido, Hitler «no engañó a nadie». Es de suponer que el miedo de unos y la indiferencia de otros hicieron el resto. Y muy bueno para los alemanes coger el toro de la historia por los cuernos y empezar a decir que el pueblo alemán no era «completamente ignorante de lo que estaba pasando».

Corren malos tiempos para quedarse en casa viendo volar los pajaritos. O según la frase consagrada, son «malos tiempos para la lírica». Hay que tomar partido. Ante lo que ocurre en Venezuela, «aunque no seamos venezolanos». Ante lo que ocurre en España, «aunque no seamos españoles». Ante lo que ocurre en Euskadi, «aunque no seamos vascos». Ante la imposición de la EPC, «aunque no seamos padres de familia con niños en edad escolar». Tal como dice Niemöller, cualquier día vendrán a por nosotros y no quedará nadie que nos defienda.

 

A Dios rogando y con las pistolas matando

Así se titula uno de los capítulos del libro ETA, el saqueo de Euskadi, de José Díaz Herrera e Isabel Durán. Tomo prestado este título para hablar hoy de algo que siempre me causó extrañeza, cuando no vergüenza y enfado, a saber: la existencia de un clero netamente nacionalista que ha colaborado y colabora con los terroristas.

De entrada, me cuesta entender qué se le había perdido al clero vasco con el nacionalismo. Quizá tendríamos que empezar por decir que la influencia jesuítica de Sabino Arana fue lo bastante fuerte como para no excluir a la Iglesia de su Arcadia feliz, sin maquetos y con los jauntxus como él dirigiendo el cotarro. Y el cura, naturalmente, echando la bendición sobre ese orden natural de las cosas. Pero esto fue así mientras el nacionalismo fue un proyecto «de derechas». Los nacionalistas vascos —como ahora— pedían la independencia de Euskadi rogando a Jaungoikoa en vez de a Dios. Y aunque hubiese curas que bendijeran esa petición, nada hacía presagiar que iban a dedicarse a otra cosa que a conservar el euskera.

Quizá el punto de inflexión (y tal vez de no retorno) cabe situarlo en los años del llamado tardofranquismo por la historiografía de izquierdas. ETA aparece en escena y los opositores al régimen franquista los consideran «compañeros» (algo que hoy algunos insisten en no recordar), porque «todos luchan por el mismo fin, aunque sea con medios diferentes». La Iglesia vasca, uno de cuyos mandamientos más importantes dice «No matarás», bendice los asesinatos de ETA, ayuda a ocultar a los terroristas y les da cobertura moral ante el pueblo por la iusta causa de derrocar al franquismo cuanto antes.

Con estos antecedentes, ¿debería sorprender que años después el obispo Setién hiciera públicamente declaraciones en el sentido de «comprender» el terrorismo etarra? ¿Debería sorprender que ante un documento de la Conferencia Episcopal Española condenando el terrorismo, el clero vasco complaciente con ETA publicase otro asumiendo punto por punto la terminología terrorista? Más bien no. Al igual que tampoco debería sorprender a estas alturas que ese clero se considere solamente «clero de los vascos». Es decir: a los maquetos, ni agua. Por eso duele pero no sorprende que curas vascos se nieguen a enterrar en su camposanto a una víctima de ETA (es sabido que las víctimas de ETA son «enemigos de la tierra y la patria vasca»: o bien representantes del «Estado español opresor y torturador», o bien empresarios que se han negado a pagar el impuesto revolucionario, eufemismo con el que se disfraza la extorsión a que son sometidos). Duele, pero no sorprende que Jaime Larrínaga tuviese que salir por piernas de su propio curato, de Maruri. Y todo por replicar al obispo Setién y a los nacionalistas en general (lo que de muestra lo mucho que éstos saben de democracia).

En Cataluña, aunque en menor medida, también existe un clero nacionalista. Un clero que bendice la fábula nacionalista (¿sacará algún beneficio de ello?). Pero a diferencia del claro vasco, todavía recuerdan que hay mandamientos que les impiden bendecir actos terroristas. Sin embargo, me sigue sorprendiendo. Gracias al Concilio Vaticano II se puede decir la misa en la lengua vernácula. Esto debería bastar para que el clero catalán y el vasco extendieran su bendición a todos, a los maquetos y a los «de dentro», a los «emigrantes» y a los catalanes de soca-rel. Con todo, lo más extraño es que Roma, que se afana en dar latigazos a teólogos díscolos como Leonardo Boff o Jon Sobrino, no haya tomado absolutamente ninguna medida respecto de este asunto.

Se supone que católico significa «universal». Pero está claro que con estos localismos, que en algún caso adquieren un tinte asesino, parece que la definición de «católico» se deconstruye en el mismo momento en que se enuncia. Y si hay alguien que me aclare el misterio que conllevan las líneas anteriores, le quedaré muy reconocido.

Diario (im)probable de una niña (casi) progre II

Un día cualquiera de julio de 2005
Ahora Javi ya ha dejado de ser de las Juventudes. Ya tiene carnet del Partido y le han puesto a trabajar en el área de organización de la FSM. Dice que está entre los que le arreglan los discursos a Rafa. Que es una tarea muy difícil porque a la Espe no hay por dónde cogerla y hay que hilar muy fino para no decir la verdad y al mismo tiempo no mentir. Dice que uno de los veteranos le ha dicho: «No te preocupes; ya te acostumbrarás». Él a todo dice que sí, porque es el recién llegado, pero que a veces se ponen muy prepotentes y es difícil tragar con lo que le dicen.

Un día cualquiera de junio de 2005
Los peperos salen otra vez de manifa. Qué pesadez, ¿eh? Ahora es por lo de «la familia». A ver si éstos se creen que el PSOE da premios de natalidad, como cuando el enano. ¿Y qué pasa? ¿Acaso los gays no tienen derecho a casarse, a formar una familia, a adoptar? Bueno, pues a los peperos no les parece bien. ¡Fascistas y trogloditas, eso es lo que son! Javi me ha dicho que hay una contramanifestación de gays y lesbianas. Voy a ir, aunque no se lo diré a nadie.

Un día cualquiera de agosto de 2006
¡Hoy es un día hermoso! ¡¡¡¡Javi me ha dicho que ME QUIEREEEEEEE!!!! Que si no fuera por mí, no sabe qué haría sin que yo le apoyara en las cosas de su trabajo. ¡Esto es un subidón! Se lo he dicho a Pepi, a Feli y a Mari, que aún no tienen novio. Y me ha extrañado la reacción de las tres. Pepi se ha alegrado mucho por mí. En cambio, Feli me ha mirado de través, como si le hubiese levantado el novio. Y Mari… bueno, su cara era un poema. Yo sé que es torti, pero en su casa, que son peperos, no lo puede decir. ¿No será que…? No, no puede ser.

2 de noviembre de 2006
¡Oléeeeeeeee, que también hemos ganado en Cataluña! ¡Somos los mejores! ¡Viva Montilla, viva Iceta, viva Chacón y viva la madre que los parió! Ahora los catalanes disfrutarán de un gobierno de progreso y la Espe sentirá una envidia que no la dejará vivir. Javi me ha dicho que eso es una estupenda noticia y que espera que Rafa tome nota de cómo lo hacen en Cataluña.

20 de diciembre
¡Sí señor! ¡Con un par! Magdalena Álvarez ha dicho «No somos una agencia de viajes ni estamos para pagar las vacaciones a nadie». Que sí, que Air Madrid se ha ido a hacer puñetas, ¿pero por qué nosotros tenemos que pagarles el billete a los que se han quedado en tierra? Que sí, que son trescientas mil personas. Bueno, pues por eso. Que son muchas, es mucha pasta y no llega para todos. Y los peperos, de matraca, como siempre.

29 de diciembre de 2006
Zapatero es el mejor presidente que hemos tenido en la democracia. No entiendo cómo ese idiota de Rajoy critica todo lo que hace. Que si ahora porque negocia con la ETA (los peperos también lo hicieron y además acercaron presos), que si ahora porque tenemos excelentes relaciones con Cuba y Venezuela, esos países revolucionarios amigos, que si ahora porque estamos en la misión de paz de Afganistán, que si ahora porque España es un colador de negros y de moros… Este tío no se cansa nunca de criticar. Javi me dice que Rajoy no tiene ni media torta electoral. Y tiene razón. Por eso Zapatero ha dicho que «hoy estamos mejor que hace cinco años y dentro de un año estaremos mejor que ahora». ¡Chúpate ésa, Rajoy!

30 de diciembre de 2006
Vaya con el atentado de la T-4. Sólo han muerto dos personas y los fachas peperos han puesto el grito en el cielo. ¡Pero si ETA llevaba quince meses sin matar! Y eso ha sido gracias a Zapatero, que mientras ha negociado con la ETA, la ETA no ha matado. Además, eran extranjeros: ¿qué coño hacían echando una cabezadita en el aeropuerto? Hay que ver, estos peperos: le están exigiendo a Zapatero que diga que el proceso de paz está roto. Bueno, pues lo ha dicho Rubalcaba. ¿No les basta a estos fachas peperos? Durante la guerra civil ellos mataron a mucha más gente y nadie dice nada. Y además, no condenan el franquismo. ¡Asquerosos fachas, peperos de mierda!