No_os vamos a condenar (mucho)

Hace unos días salió, por fin, la sentencia del llamado caso Nóos. Tiene setecientas cuarenta y dos páginas, por lo que puede compararse, al menos en tamaño, a una novela de Ken Follett. Como siempre, mientras que en la novela el interés está en la trama, en la sentencia lo verdaderamente interesante es el fallo.…

El rostro de la democracia

Ha llegado a mi conocimiento la situación de Dª Coro Cillán. Corre por ahí una foto que describe exactamente cuál es esa situación. Hela aquí: La foto muestra a una persona anciana y enferma, dado que la foto está tomada en un hospital. La mirada también dice mucho. Es la de la derrota y el…

Manos sucias (y II)

Pero, ¡ay! La Constitución se promulgó hace la friolera de 38 años. Y tras los últimos acontecimientos, que afectan en gran medida al sistema bancario —todavía duele recordar las mentiras de ZP al respecto—, la legislación arbitra que todo aquel que produce una lesión patrimonial está obligado a resarcirla. El problema, como les decía en…

Manos sucias (I)

Con pena tengo que escribir esta entrada. Mucha pena. Tomaría prestado el título de la encíclica de Pío XI Mit brennender Sorge («Con ardiente inquietud») en la que el Papa Ratti al mismo tiempo denunciaba la situación de la Iglesia en la Alemania de 1937 y condenaba el nacional-socialismo, pero realmente lo que siento no…

Recámara (y II)

Les decía en la entrada anterior que todo eso era una tramoya y que desconfiaba profundamente del espectáculo de luz y sonido que se ha montado alrededor de Mario Conde y su nueva pifia. Desconfío de todo el lío que se ha montado por una razón: hay control de agenda y por tanto, el momento…

Recámara

Ha saltado a la actualidad la noticia de la detención de Mario Conde, casi justo cuando ya le teníamos perdido de vista, después de sus experiencias en la política (SCD, que terminó como el rosario de la aurora) y en la comunicación (accionista mayoritario de Intereconomía, de la que también tuvo que irse). Parece ser…

«Imputacionesh e imputacionesh»

Menuda mamarrachada se le ha ocurrido a Mariano para defender la «intangibilidad» del consexo. El todavía presidente del Gobierno pretende distinguir entre «imputaciones» e «imputaciones». Parafraseando a Orwell, «todas las imputaciones son imputaciones, pero algunas imputaciones son menos imputaciones que otras». Vamos, que para este gallego en ejercicio unha cousa é unha cousa é outra…